Cancún, QR. American Airlines celebró este fin de semana su aniversario número 40 de volar hacia Cancún, con un crecimiento de 25% en disponibilidad de asientos de avión, respecto al 2019, y 135 frecuencias semanales desde 15 ciudades de Estados Unidos.

La compañía, por el momento, no anticipa afectaciones por la variante Ómicron del Covid-19, y por el contrario prevé un incremento de la demanda de viajes desde la Estados Unidos hacia México, particularmente hacia Quintana Roo, por lo que en enero inaugurarán la ruta Los Ángeles-Cancún.

Así lo comentó en entrevista con El Economista, José Freig, vicepresidente internacional de la compañía, quien comentó que dada la volatilidad de los mercados por la crisis sanitaria, el horizonte de previsión es de muy corto plazo, es decir, de entre 45 y 60 días, por lo que al menos en ese periodo anticipan que la demanda incremente, no sólo por las fiestas decembrinas, sino durante las primeras semanas del 2022.

Por el momento la información disponible sobre Ómicron es insuficiente como para anticipar si su impacto será menor o mayor que las anteriores variantes como Delta o Gama, la cuales en su momento sí tuvieron afectaciones en la operación de la compañía, añadió el directivo.

Con corte al mes de octubre American Airlines ha transportado poco más de 1 millón de pasajeros hacia Cancún, lo cual hace de ésta la plaza más importante para la aerolínea fuera de Estados Unidos, tanto por el número de frecuencias como por el número de pasajeros que movilizan anualmente.

Tulum

En otro tema, el directivo dijo que por el momento la aerolínea mantiene su postura de no operar en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles de la Ciudad de México.

“Para nosotros, hoy en día no hemos hecho el compromiso de operar en el nuevo aeropuerto, nosotros seguimos operando muy cómodos en el aeropuerto Benito Juárez, la verdad vemos un poco complicado mudarnos a la nueva terminal”, dijo.

Por el contrario, José Freig comentó que ven gran potencial en el nuevo aeropuerto de Tulum, dada la creciente demanda que actualmente tiene toda la Riviera Maya para el mercado estadounidense.

“Para nosotros la RIviera Maya sigue muy fuerte, si nosotros vemos una demanda rentable, nosotros con mucho gusto veremos la oportunidad de darle ese servicio a nuestros clientes”.  

 Añadió, sin embargo, que la rentabilidad de esa nueva terminal se podrá comprobar una vez que sea abierta a los vuelos comerciales además de que se verá cómo afectará a la actual terminal internacional de Cancún.

estados@eleconomista.mx

kg