La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) afina el proyecto por el que pondrá a disposición de los operadores de telecomunicaciones 10,000 km de carretera para desplegar infraestructura y que pueda haber servicio de wifi o comunicaciones, pero además serviría para tener servicios de inteligencia en el transporte como radares, telepeaje, sensores de pesos y dimensiones, cámaras de seguridad.

Edgar Olvera, subsecretario de Comunicaciones de la SCT, explicó que los derechos de vía son permitir la construcción de ductos en el acotamiento de las carreteras.

Dijo que la primera oferta sería de 10,000 km, “estamos cruzando con la industria, preguntando si les interesa”, pero “queremos despliegue compartido, en lugar de 10 ranuras una que la compartan ellos para reducir costos y mantener la integridad de la carretera”.

Esto es un trámite, donde lo que hará el operador es solicitar un permiso ante la SCT para instalar infraestructura, ductos de fibra óptica en el derecho de vía.

“Ya tenemos el modelo de permiso y estamos trabajando en la definición del cobro”, comentó.

Además, con este proyecto se “cruzan” dos políticas: permitir el despliegue de infraestructura en telecomunicaciones en carreteras y que esa infraestructura se use para modernizar la carreteras, lo que se conoce como servicios ITS , de Inteligencia al Transporte, con los que se pueden instalar radares, telepeaje, sensores de pesos y dimensiones, cámaras de seguridad.

“Teniendo la fibra óptica instalada, también se da un buen golpe a la política del transporte”, dijo Olvera.

El año pasado Olvera dijo a El Economista que en la recta final de la administración autorizar derechos de vía y carreteras federales es uno de los proyectos con los cuales la SCT busca dar impulso al despliegue de infraestructura en telecomunicaciones.

El subsecretario mencionó que al ser únicamente 10,000 km la idea es que los operadores logren ponerse de acuerdo para que “no vengan 10 interesados o 10 veces por la misma carretera, sino que venga uno solo”. “Es decir, hacer un consorcio para este solo efecto o que logren un acuerdo de compartición; puede ser que uno de ellos sea el que construye y los demás son clientes”.

“Lo que recomendamos es que no se pidan 10 permisos, la tendencia es la compartición porque reduce tiempos y costos”, afirmó.

El permiso tendrá un plazo de respuesta no mayor a 30 días hábiles: la dependencia recibirá la solicitud, se revisa el proyecto en campos y que el proyecto sea técnicamente factible.

El subsecretario Olvera dijo: “Estamos evaluando este primer paquete de km, luego podrían venir otros paquetes; la industria ya sabe dónde están los 10,000 km, son 8,000 km concesionados y 2,000 km libres”.

[email protected]