A nivel mundial, México está entre los primeros lugares de deforestación, y aunque no hay datos precisos, se calcula que la pérdida de terrenos forestales a nivel nacional podría ser de hasta 1.98 millones de hectáreas por año, de acuerdo con datos de la Cámara de Diputados en 2017, además, Global Forest Watch reveló recientemente que pese a la pandemia, con una baja de 3.5% en la actividad económica en todo el mundo, la pérdida de bosques registró un aumento de 12 por ciento.

Con el objetivo de minimizar el impacto de esta situación, Rainforest Alliance impulsa desde 2018 la Alianza por los Paisajes Sostenibles y Mercados a través de la cual emprende acciones para reducir la deforestación e incrementar la conservación de los bosques además de impulsar la sostenibilidad de productores de la región. De la mano de Olam Agro México trabajan con comunidades cafetalera en Chiapas con el fin de transformar las prácticas de productores y así aumentar su producción a través de la modificación de su cadena de suministro, con ello este año certificaron a 150 productores de café de la Unión de Productores Región Fraylesca Oro Verde.

“El proyecto inició tendiendo en mente la capacidad de cambiar la trayectoria de la degradación forestal y migrar a un futuro próspero y sostenible, aparte de trabajar en la región fraylesca para concientizar sobre los riesgos de degradación en áreas forestales también los incentivamos para que le tomen cariño, así hemos introducido proyectos de cultivo, renovación de fincas para aumentar la productividad y diversificar los ingresos de los productores”, destacó en entrevista Luis Rolando López Medina, director general de Olam Agro México.

Entre los logros de esta iniciativa se pueden contabilizar 345 hectáreas de cultivo certificadas, se han reforestado más de 1,000 hectáreas en ocho comunidades y se han capacitado a más de 900 productores de café.

“Olam está enfocada en destinar recursos para fortalecer y desarrollar grupos de productores de la región, pues consideramos que el mayor reto a vencer son los “coyotes” que existen en los territorios, se ha ido sorteando la implementación de temas de producción climática inteligente, la renovación de cafetales, capacitación y buenas prácticas, mientras el reto como consumidores es demandar un tipo de café como el que se produce en la zona fraylesca, de buena calidad, con prácticas amigables con el ambiente, sociales y económicas, como consumidores jalamos las cadenas de valor, si no demandamos productos sostenibles esa cadena de valor no transita hacia la sostenibilidad”, comentó Edgar González Godoy, director general de Rainforest Alliance.

El proyecto de Rainforest tiene una duración indefinida, pero en Chiapas culminará el próximo año, por ahora siguen trabajando de cerca para empoderar a los productores.

viridiana.diaz@eleconomista.mx