La Asociación Nacional de Manufactureros (NAM, por su sigla en inglés) de Estados Unidos advirtió que aplicar una cuarta fase de incremento de aranceles contra China generará un efecto dominó en perjuicio de la industria estadounidense.

En suma, la NAM representa a 14,000 fabricantes, pequeños y grandes, en todos los sectores industriales y en los 50 estados.

“La escalada de aranceles y las tensiones comerciales con China ya están teniendo un impacto en una gama de productos e industrias fuera de los objetivos de la transferencia de tecnología o las preocupaciones de política industrial identificadas por la administración en su informe Especial 301”, indicó la NAM en una carta enviada a la Representación Comercial de la Casa Blanca (USTR, por su sigla en inglés).

En el 2018, la industria manufacturera de Estados Unidos empleó a más de 12.8 millones de personas y produjo un récord de 2.38 billones de dólares en producción para la economía de ese país, casi la mitad se exportó a mercados en el extranjero.

“Las tarifas de la lista 4 propuestas afectarán a una amplia variedad de fabricantes, pero su efecto se ve magnificado por el hecho de que muchos fabricantes aún están lidiando con los costos operativos y la incertidumbre comercial que resultan de las tarifas de las listas 1, 2 y 3”, añadió.

La NAM pidió al presidente Donald Trump llegar a un acuerdo “sólido e integral” con China.

“Muchos de estos productos son componentes integrales de sus cadenas de suministro, de modo que precios más altos o escasez tendrán un efecto dominó para los proveedores y clientes”, expuso.

Las estimaciones de NAM indican que la imposición de aranceles a los productos de la lista 4 tendría un impacto significativo en los productos manufacturados, incluyendo más de 10,000 millones de dólares en importaciones de bienes de capital y casi 28,000 millones de dólares en importaciones de bienes intermedios utilizados en la actividad manufacturera.

En general, estos aranceles impactan cerca de 190,000 millones de dólares en materias primas, bienes intermedios o equipos de capital de China relevantes para la fabricación en Estados Unidos.

El aumento de los aranceles sobre estos insumos hace que sea más caro y menos competitivo fabricar en Estados Unidos, lo que socava la producción, el capital, la inversión en I+D y los empleos, al tiempo que obliga a los fabricantes a ceder terreno a sus competidores en el extranjero, explicó la NAM.

Muchos fabricantes continúan informando a la asociación que una cantidad de las importaciones procedentes de China afectadas por los aranceles incorpora un contenido sustancial de Estados Unidos.

En otros casos, los fabricantes lamentan que los productos afectados se importan de operaciones de su propiedad total, en las que no hay un socio chino o una práctica desleal involucrada que pueda resultar en la transferencia de tecnología.

En ambos casos, el daño está afectando a empresas y fabricantes, dado el alto porcentaje de fabricación en Estados Unidos que se destina a estos componentes.

Desde tarjetas de felicitación hasta tecnología de información de próxima generación, desde cables eléctricos hasta equipos de producción de energía, las industrias manufactureras están lidiando con las implicaciones de estas tarifas para sus negocios, sus trabajadores, sus clientes y sus comunidades.

[email protected]