El consumo aparente de acero en México presentó un aumento interanual de 12.2% en el 2014, para llegar a 26.6 millones de toneladas, pero las empresas productoras locales se beneficiaron menos de ello que sus pares del extranjero, informó la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero (Canacero).

Las importaciones mexicanas siderúrgicas crecieron 19.5% (incluyendo las operaciones a través de Regla Octava) para alcanzar 12.39 millones de toneladas.

La Regla Octava fue creada por el gobierno federal como un mecanismo que exenta del pago de arancel a insumos y materias primas que se importan, indispensables en la producción maquiladora que no se producen en México, Estados Unidos o Canadá. El resultado para las acereras mexicanas fue el mismo en una tendencia de más largo plazo, del 2008 al 2014, puesto que la producción mexicana de acero sólo aumentó 10.3% en forma acumulada, mientras que las compras externas se dispararon 62.1 por ciento.

Las importaciones mexicanas de acero presentaron los mayores crecimiento interanuales desde tres países: China (101.1%), Japón (14.3%) y Corea del Sur (14.3 por ciento).

[email protected]