El sector de los cruceros enfrenta una cuesta arriba para recuperar la confianza de los clientes, asustados por las espectaculares imágenes del accidentado Costa Concordia, que volcó sobre uno de sus lados.

La industria puede sufrir un golpe en sus ventas en un período clave para las reservas.

Carnival, propietario del barco que zozobró frente a la costa oeste de Italia, dijo que esperaba asumir un golpe de unos 90 millones de dólares por el accidente del viernes sólo porque el barco estará fuera de servicio durante el resto del año.

"Las consecuencias de largo plazo para el sector de los cruceros pueden ser significativas. Este accidente podría tener un impacto relevante en términos de las operaciones porque estamos en la temporada alta para las reservas", dijo Geoffrey d'Halluin, analista de Natixis.

El primer trimestre es una período clave para las reservas de todo el sector del turismo y es poco probable que las imágenes alienten a los vacacionistas, que ya se enfrentan a dificultades económicas, a optar por un crucero.

"Creo que va a ser un trimestre horrible y corto", dijo a Reuters Wyn Ellis, analista de Numis.

"Habrá con seguridad un impacto de corto plazo porque es un período de reservas clave y mucha gente desechará los cruceros en el corto plazo", añadió.

No obstante, Ellis considera que el sector se recuperará en el largo plazo.

"Creo que la gente tiene memorias de muy corto plazo. Este verano va a ser terrible pero en términos de las valoraciones de largo plazo y los fundamentos de la industria creo que el impacto será marginal", dijo.

Carnival ya había anunciado en diciembre una baja de sus precios para los cruceros del 2012 por causa de la menor demanda en Europa, debida al impacto de la crisis de deuda en la región.

Las acciones de Carnival perdían un 16.3% a 1.882 peniques, borrando casi 700 millones de libras (1.070 millones de dólares) del valor de la compañía.

Los títulos de su rival Royal Caribbean Cruises , que cotizan en Oslo, perdían un 7,41 por ciento.

Carnival dijo que espera que el Costa Concordia esté fuera de servicio al menos durante lo que queda de su año financiero.

RDS