AT&T cumplió ya su meta de construir una red 4G LTE con alcance potencial de 100 millones de mexicanos, al menos seis meses antes del plazo fijado y ahora debe encontrar la fórmula para rentabilizar esa red y configurar atractivos productos para su negocio de México.