AT&T se encuentra en el camino de cumplir su advertencia de ir por un lugar de liderazgo en el mercado móvil mexicano y de construir su propia red con la pueda atender a un mercado potencial de 100 millones de personas en el país, pero también que ambiciona entrar a nuevos nichos, como la televisión de paga.

La telefónica estadunidense anunció este medio día una inversión de 3,000 millones de dólares que se destinarán a robustecer las redes de comunicación móvil de Nextel y de Iusacell-Unefon, las operadoras mexicanas que adquirió por 4,375 millones de dólares entre el segundo semestre del 2014 y el primero del 2015.

La inversión de los 3,000 millones de dólares supone la primera inversión extranjera real en el sector de las telecomunicaciones mexicanas en varios años y como resultado de la reforma del 2013 al sector, puesto que las compras de Nextel y de Iusacell fueron traspasos de activos ente compañías y dieron identidad a las empresas absorbidas.

Y además, la llegada de ese dinero al país tiene una serie de lecturas adicionales y vienen a trastocar los planes de negocio del resto del mercado móvil, coincidieron expertos.

 

AT&T hace efectiva su entrada con fuerza

Hace poco más de un mes, el 20 de mayo, el ahora encargado de las operaciones de AT&T en México, Thaddeus Arroyo, aseguró que American Telephone and Telegraph entrará con fuerza en el país y que en un plazo de 18 meses estaría en la posibilidad de ofrecer al consumidor un servicio con cobertura LTE robustecida.

Thaddeus Arroyo advirtió desde entonces que AT&T realizaría nuevas inversiones para crear una experiencia propia de Internet de alta velocidad para los mexicanos, máxime cuando Nextel y Iusacell no dejan de perder clientes por deficiencias en su cubertura y por la medida de la portabilidad numérica.

"Estamos empezando, somos un jugador pequeño en porcentaje, pero vamos a crecer Entraremos con fuerza (a México)", dijo entonces Thaddeus Arroyo, quien fuera uno de los artífices del relanzamiento de la estrategia de redes de AT&T en Estados Unidos.

"México necesita inversión para detonar el Internet móvil. Estamos invirtiendo para evolucionar el Internet móvil. Vamos a tener una inversión sustantiva, que no será rápida o en cantidad; pero en los siguientes dos años vamos a avanzar con nuestra estrategia; vamos llevar la cobertura y no vamos a parar después de dos años. En los próximos meses tendremos noticias sobre este tema", insistió a los reporteros el ejecutivo.

undefined

El modelo de EU, en México

 

Este fue el aviso previo de que AT&T intentará en México replicar su modelo estadounidense de desplegar su propia infraestructura de red, según el directivo, lo que revela una actitud pragmática de la compañía de ahorrarse imprevistos con el hecho de montarse en la red de la empresa preponderante o de rentar capacidad a otro tercero.

Existe una tendencia, consideró la agencia Mediatelecom Policy & Law, de que en el globo existen básicamente tres modelos de operación de redes. El chino, que es subsidiado por el Estado o con participación del mismo; el europeo, de compartición de infraestructura y el estadounidense, de desarrollar una red propia.

"El tercer modelo establece esa competencia por infraestructura para ofrecer un servicio público robustecido. Este modelo supone una red robusta, que genera comunicación enriquecida propia, que no depende de la competencia y que quiere generar una experiencia, que se logra con una inversión. Estamos ante el anuncio más simbólico para el sector en materia de inversión y que enriquecerá la experiencia de los usuarios", estimó Jorge Fernando Negrete, analista de Mediatelecom.

El ingreso de AT&T en México parece seguir una estrategia agresiva destinada a hacerse rápidamente con una porción considerable del mercado. "Esto comprendió la compra no de una, sino de dos operadoras que le aportan redes en funcionamiento pero también estructura comercial y una base de clientes para partir, a lo que suma una agresiva estrategia comercial destinada a captar nuevos clientes. El anuncio de una zona única de servicios México-Estados Unidos va en ese sentido, y generó las primeras reacciones defensivas de la competencia", dijo Gustavo Fontanals, experto en telecomunicaciones.

El anuncio de AT&T, añadió el experto de la Universidad de buenos Aires, "es una estrategia que era de esperar, porque AT&T ya hizo esa transición (de red robusta) en los Estados Unidos, donde tiene a los servicios de datos como negocio principal, mientras que los mensajes de texto y las llamadas se integran -de modo ilimitado- como parte de un mismo paquete. El contexto mexicano aún no es el mismo, los mensajes y las llamadas continúan representando parte central de los ingresos de las operadoras, pero es de prever que esa tendencia avance, principalmente entre los sectores de mayor consumo".

Inversión, ¿igual a advertencia sobre TV?

 

Puede entenderse, comentaron los expertos, que esta también sea una advertencia de AT&T para que próximamente anuncie un paso más en México, pero ahora hacia la televisión de paga con DirecTV, pero que la obligará a negociar con Televisa, socia de DirecTV.

"Quiere decir que pronto sabremos si eventualmente hay una compra de activos de DirecTV a Televisa o de Televisa a DirecTV; habrá un movimiento allí. No sabemos cómo va a quedar, pero claramente AT&T quiere ofrecer los mismos servicios en México que ya ofrece en Estados Unidos", adicionó Jorge Fernando Negrete, de Mediatelecom.

Sobre TV de paga no se conoce un plan específico para México y de momento, "AT&T espera la decisión de las autoridades en Estados Unidos sobre la adquisición de DirecTV, movimiento que aumentaría la presencia de AT&T en el mercado de TV restringida de Estados Unidos -el componente principal-, así como acceso a las operaciones de DirecTV en América Latina, que en México tiene participación en Sky", recordó el experto en telecomunicaciones de Telconomia, Jesús Romo.

La competencia en México tendrá que reaccionar a este anuncio de 3,000 millones de inversión para Nextel-Iusacell, particularmente Telefónica, insistió Negrete, sobre que Movistar debe mejorar sus servicios de valor agregado y cobertura de red, "porque la pelea se ha desatado".

De cara al futuro, añadió Gustavo Fontanals, AT&T parece apuntar a su integración con DirecTV, avanzando en una estrategia convergente de servicios de telecomunicaciones y audiovisuales: telefonía, datos, videos y televisión. Algo que tendría un fuerte impacto en México, consolidándose como un nuevo actor de mucho peso en un mercado dominado por los dos gigantes locales, América Móvil y Televisa, y Telefónica. "El mercado se ha puesto en marcha y se presentará una lucha de gigantes".

nicolas.lucas@eleconomista.mx

mfh