Durante los primeros ocho meses del mandato de Andrés Manuel López Obrador, en el país se han perdido 72,547 puestos de trabajo formal, con lo que se trata del inicio de sexenio más débil en materia de empleo formal desde la Presidencia de Vicente Fox, quien durante sus primeros ocho meses cargaba una cifra de 360,938 trabajos formales perdidos.

Una diferencia importante es que el primer año de gobierno de Vicente Fox se vio marcado por la crisis económica internacional desatada por la explosión de la burbuja financiera de las empresas tecnológicas denominadas “punto com”, con lo que el PIB mexicano concluyó el 2001 con una contracción de 0.4 por ciento.

El saldo del presidente López Obrador se da luego de que su administración iniciara con un conteo de 20 millones 457,926 trabajadores registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) al 30 de noviembre del 2018, stock que al 31 de julio del 2019 fue de 20 millones 385,379 empleados asegurados, es decir, 72,547 personas menos.

Esto se explica en parte por la fuerte pérdida de empleos estacionales de fin de año, que en diciembre pasado se contabilizó en 378,561 plazas, la mayor en términos absolutos desde que existen registros en el IMSS.

De modo que los 306,014 empleos que se han generado de enero a julio, es decir, durante los primeros siete meses del año, no han sido suficientes para compensar la notable baja de trabajadores formales en diciembre pasado.

A julio, esta cifra se alcanzó gracias a que durante el séptimo mes del año se generaron 16,713 empleos, aunque este número fue 69.4% inferior al observado en julio del año pasado. En términos acumulados, la cifra de 306,014 nuevos empleos registrados en enero-julio, fue 42.3% inferior a la del mismo periodo del 2018.

El resultado de julio y el acumulado de los primeros siete meses del 2019 constituyeron los más débiles desde el 2013, el primer año del presidente Enrique Peña Nieto, cuando se generaron 5,311 empleos (julio) y 300,689 empleos (enero-julio), respectivamente.

No obstante, durante sus primeros ocho meses de mandato, el expresidente Peña Nieto logró una creación de empleo de 67,796 plazas, con contraste con la pérdida que se observa en este inicio de gobierno, de acuerdo con datos del IMSS.

“Aunque el empleo que reporta el IMSS todo es formal, sí hay una diferencia entre el empleo eventual y el permanente, pues cuando es permanente hay confianza por parte de los empleadores para realizar sus contrataciones, situación que actualmente no se vive en el país”, comentó Arleth Leal Metlich, especialista en recursos humanos.

Al respecto, José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), comentó que “las cifras que da el IMSS muestran que es crónico el comportamiento del empleo; así como en el arranque de la pasada administración fue pobre, se corrobora que esa dinámica persiste, hay problemas de generación de empleo; y la reducción de plazas permanentes que hoy vemos, en estricto sentido, muestran que esta debilidad estructural se ha acentuado”.

Apuesta gobierno a apoyos

A diferencia de administraciones pasadas, donde se impulsaron programas para generar empleo formal en el país, actualmente se apuesta a los programas de gobierno a los que se les asignan recursos para otorgar apoyos.

“Actualmente, no hay programas que tengan las características que se anunciaban en otros sexenios, no hay un programa de primer empleo como ocurrió en el sexenio del expresidente Felipe Calderón, o los programas de formalización del empleo con el expresidente Enrique Peña Nieto. En este caso la decisión del gobierno es buscar generación de empleo o impulsar actividades económicas por medio de tres programas concretos: Jóvenes Construyendo el Futuro; Sembrando Vida y la afiliación, en el programa piloto para las trabajadoras domésticas, y aunque es positivo, tienen otras características”, comentó De la Cruz.

Al respecto el reporte del IMSS destacó que hay 829,210 becarios vinculados al programa Jóvenes Construyendo el Futuro; de los cuales, 732,871 cuentan con servicio médico en el IMSS.

En tanto, se afiliaron 6,600 personas al programa Piloto de Personas Trabajadoras del Hogar, lo que representa, refiere el IMSS, 85% más que los trabajadores asegurados en el esquema anterior de la modalidad 34 “Trabajadores Domésticos”.

[email protected]