En Los Cabos, Baja California Sur (BCS), el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la cancelación del proyecto minero de oro Los Cardones que operaría en la Sierra la Laguna de aquella entidad.  El proyecto estaba concesionado a la empresa Desarrollo Zapal, que desde 2015 es subsidiaria de la canadiense Invecture Group, filial de la transnacional Frontera Mining Company.

“Hace unos meses estuve en La Paz y estaban planteando que me definiera sobre lo de la mina, pues ya llegó también la hora de la definición, y les dijo al pueblo de Baja California Sur: ¡no a la mina!”, afirmó el titular del Ejecutivo federal.

“¿Por qué no? Porque tenemos que cuidar el paraíso. No destruir el paraíso, cuidar la naturaleza, y si estoy hablando de que la gente vive del turismo, tenemos que cuidar el medio ambiente. Y si estoy hablando de que vamos a abastecer de agua, tenemos que cuidar el agua que hay en el subsuelo”, destacó. Y aclaró: “Me adelanto, porque me van a reclamar. Van a decir: ¿por qué en el aeropuerto (de Texcoco) hubo consulta y en la termoeléctrica, y en la mina no? Es sencillo: lo del aeropuerto lo iniciaron otros, lo de la termoeléctrica y el gasoducto lo iniciaron también en el gobierno pasado. Esto me tocaría a mí iniciarlo y yo digo: ¡no! Tengo la facultad”.

Asimismo, López Obrador anunció que el gobierno federal destinará 1,000 millones de pesos a la instalación de una planta de desalinización para atender la problemática de falta de agua en Los Cabos. En el evento, López Obrador puso el plan de mejoramiento urbano en los destinos turísticos: Los Cabos, Baja California Sur; Tijuana y Mexicali en Baja California; Ciudad Juárez, Chihuahua; Acuña y Piedras Negras, Coahuila; Acapulco, Guerrero; Puerto Vallarta, Jalisco; Bahía de Banderas, Nayarit; Solidaridad, Quintana Roo; San Luis Río Colorado y Nogales, Sonora, así como Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros, en Tamaulipas.

“Porque ya no queremos que haya el contraste ofensivo de hoteles de gran turismo y colonias marginadas con pobreza, sin servicios de agua, de drenaje, de nada; ya no queremos eso. Nos importa mucho el turismo, porque es una actividad que no sólo genera riqueza, sino que distribuye, porque del turismo viven taxistas, trabajadores de hoteles, comerciantes, trabajadores de la construcción”, mencionó.