Ventilar a la esfera pública presuntas culpabilidades de actos de corrupción, como si fueran producto de una sentencia definitiva, tal como ocurre con el presidente del Consejo de Administración de Altos Hornos de México (AHMSA), Alonso Ancira Elizondo, afectará no sólo la imagen de la empresa y la relación con sus proveedores, consumidores, trabajadores y sus entes financieros, sino hasta quizá la producción nacional.

La exhibición de Ancira como presunto culpable es “gravísima”, porque si AHMSA solicita a un proveedor determinado material, le responderán, “sí, pero págamelo por adelantado, pues si bien tenemos acuerdos de pago a 30 años, pero ahora que te están congelando las cuentas no se si me vas a pagar, y desde ahí empiezan a limitar ventas para no correr riesgos por falta de pago. Y la empresa podría perder proveedores al pagar flujo de efectivo”, expresó Arturo Rangel, miembro de la Barra Mexicana, Colegio de Abogados.

Para Rangel, las medidas cautelares promovidas por el gobierno están fuera del marco legal. “Si la autoridad tiene que iniciar medidas precautorias, como el aseguramiento de cuentas o solicitud administrativas deben mantenerse reservados, no sólo porque son causas en proceso, sino porque además no existe una sentencia firme de culpabilidad”.

Aunque fuentes de la siderúrgica mencionan que la empresa opera con normalidad, una vez que se le liberaron las cuentas bancarias y que la producción de acero líquido se mantiene sin cambios al haberse quedado acéfala (sin la dirección de su presidente), la prisión preventiva a Ancira en España podría alterar los costos y la cantidad de operación. AHMSA es la mayor empresa nacional que opera de manera integrada, esto es que posee la cadena productiva en una empresa, desde los insumos hasta la transformación del acero, y aporta a la producción nacional de acero 25% del total.

La empresa logró una producción de 4.5 millones de toneladas de acero líquido durante el 2018; sin embargo, al haberse suspendido la medida arancelaria de la 232 por Estados Unidos, así como el reflejo sus nuevas inversiones en plantas para sustituir importaciones de materias primas, Ancira proyectó el crecimiento a 5.5 millones a partir del 2019.

Derivado del desarrollo de la cadena productiva, se estima que una tercera parte de la actividad económica en el centro de Coahuila depende de lo que AHMSA compra o vende. Mientras que la Minera del Norte, una filial de AHMSA, es la principal proveedora de carbón para la planta de la Comisión Federal de Electricidad en el norte del país.

“Cada vez vemos más la invasión a la esfera privada y la exhibición perniciosa de situaciones jurídicas que afecten a las empresa, sin que medie un procedimiento judicial o debidamente concluido”, acusó Rangel, también vicepresidente de la Canacintra.

“Los están exhibiendo indebidamente por un proceso, esto cada vez lo vemos más escudado bajo un tema de seguridad nacional y de corrupción, por tanto, debemos regresar al cabal cumplimento del Estado de Derecho, porque está la reputación de las empresas”, acotó.

AHMSA informó a los acreedores de deuda derivada de la suspensión de pagos, que sus cobros “se encuentran totalmente garantizados por haber sido depositados en un fideicomiso con ese fin específico”.

[email protected]