Eric Gottwald, portavoz de la Federación Americana del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO, por sus sigla en inglés), afirmó que Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida, enmarcado en el T-MEC, “está funcionando” y se han logrado respuestas que simplemente si no existiera, los derechos de los trabajadores seguirían vulnerados frente a empresas y políticos que no están de acuerdo con la reforma laboral de México.

En entrevista con El Economista, Gottwald, comentó que la AFL-CIO mantiene un trabajo muy estrecho con las organizaciones sindicales mexicanas, por lo que de ninguna manera se descarta que se presenten nuevas quejas ante el gobierno de Estados Unidos, ya que en el caso de Tridonex, sentó un precedente que tiene puntos fundamentales, como el caso de la indemnización de los trabajadores y el cumplimiento a la libertad sindical de los trabajadores.

El portavoz de la AFL-CIO, entrevistado luego de que Oficina de Representación Comercial de Estados Unidos (USTR) presentara un acuerdo con la empresa Tridonex subsidiaria de Cardone Industries, afirmó que la empresa está obligada a cumplir la totalidad del Acuerdo, pues en caso contrario se puede reactivar el Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida, que llevaría a instalación de un Panel Laboral con todas las implicaciones que ello significa para la compañía.

En ese sentido, la empresa Cardone, en un comunicado de prensa anunció que su compromiso con un “plan de acción voluntario” para su subsidiaria mexicana, Tridonex, e implementará medidas adicionales para apoyar aún más los derechos de los trabajadores, como se establece en las importantes reformas de la legislación laboral promulgadas por el gobierno de México y en las disposiciones laborales del T-MEC.

En tanto, el gobierno de México, a través de las secretarías de Trabajo y Economía, informó que toman conocimiento del Acuerdo anunciado por la Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos y la empresa Tridonex, “el gobierno de México es respetuoso de los acuerdos que haya alcanzado la empresa con el gobierno de Estados Unidos y continuará dando seguimiento al tema, en el ámbito de sus atribuciones”.

Asimismo informó que la autoridad no encontró elementos sobre la negación de derechos a los trabajadores. 

Tras recibir la solicitud de revisión el pasado 9 de junio, el gobierno de México realizó una investigación interna con base en lo dispuesto en el Anexo 31-A del T-MEC, tras la cual se determinó que, al tratarse de hechos previos a la entrada en vigor del Tratado, no existía una denegación de derechos.