En México, la comercialización de obras de arte, así como de vehículos aéreos, marítimos o terrestres, son las dos actividades vulnerables que representan un mayor riesgo de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, de acuerdo con los resultados preliminares de la segunda Evaluación Nacional de Riesgo (ENR) que coordina la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda.

Santiago Nieto Castillo, titular de la UIF, apuntó que para conocer el riesgo de lavado de dinero o financiamiento al terrorismo de las 16 actividades vulnerables que contempla la ley, fue necesario analizar matrices de datos como la zona geográfica donde se desarrollan, los perfiles de sus clientes, los productos que se ofrecen, entre otros datos.

En este sentido, tanto la comercialización de obras de arte como de vehículos aéreos marítimos o terrestres arrojaron el mayor puntaje de riesgo, con 96% de una escala de 0 a 100 por ciento.

“La ENR empieza a analizar ciertas matrices de datos, por ejemplo: zona geográfica, perfil de los clientes, productos que se generan en actividades vulnerables... Las obras de arte tienen un riesgo final de lavado de dinero de 96%”, explicó el funcionario recientemente ante abogados penalistas.

De acuerdo con la ley vigente, las organizaciones dedicadas a las actividades vulnerables, tienen que dar detalle de las operaciones, en primera instancia al Servicio de Administración Tributaria, para que posteriormente dicha información sea analizada por la UIF.

Cada una de estas 16 actividades vulnerables deben reportar operaciones si superan el umbral establecido para ellas. Por ejemplo, para las operaciones de comercialización de arte, éstas deben de ser reportadas cuando rebasen los 418,000 pesos.

Según el documento preliminar que pudo observar este medio, el riesgo en la comercialización de obras de arte se da por que el valor de los productos es subjetivo, mismos que tienen capacidad de almacenar un alto nivel de valor y facilita el traslado de recursos.

Recientemente, este medio publicó un estudio de AML RightSource, que destacó la capacidad de subvaloración y facturación falsa del mercado del arte como elementos esenciales para lavar dinero.

Afina criterios

Otras de las actividades vulnerables con un alto grado de riesgo de lavado de dinero o financiamiento al terrorismo, según la ENR, es la comercialización de metales y piedras preciosas (con 94%) o servicios de blindaje (92 por ciento).

Nieto Castillo resaltó que el traslado o custodia de bienes arrojó un riesgo de lavado de los más bajos de todas las actividades vulnerables; sin embargo, se hace una revisión al respecto pues hay casos importantes que involucran esta actividad para blanquear recursos.

“Me gustaría revisar una parte que no me convence tanto, que tiene que ver con la custodia o traslado de valores, a la cual se le dio un porcentaje de 57% y no me convence tanto en razón de que una buena parte de la infraestructura de casos de corrupción como la operación Safiro o la Estafa Maestra pasaron por el traslado o el custodio de valores”, explicó el funcionario.

Desde el 2019, el funcionario había adelantado algunos resultados de la segunda edición de la ENR; sin embargo, hasta el momento no hay una versión oficial del documento, que es una de las recomendaciones del Grupo de Acción Financiera.

Características de riesgo del mercado del arte:

• El valor de los productos es subjetivo.

• Tiene la capacidad de almacenar un alto nivel de valor.

• Tiene facilidad para transferir valor.

• Facilita el traslado de bienes.

• Permiten cierto grado de anonimato.

• Existen operaciones con comercio internacional.

Fuente: UIF.

[email protected]