La dinámica a nivel mundial ha cambiado, hoy vemos como el impacto económico que generó la pandemia empieza a disiparse poco a poco, los conceptos de reactivación y recuperación económica se escuchan con más frecuencia y los proyectos que se habían pausado se están retomando, así lo consideró Álvaro García Pimentel Caraza, presidente Ejecutivo de la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles (AMIB), durante su mensaje de inaugural de la Convención AMIB 2021: El mercado de valores en la reactivación global.

Durante su participación enfatizó que, al cierre del segundo trimestre de este año, el número de cuenta de las Casas de Bolsa, se incrementó en un 94.2% respecto 2019 y con lo que respecta a los fondos de inversión también han crecido 47.46% en activos respecto al 2019.

Nosotros como mercado de valores somos la clave para contribuir y detonar este crecimiento, los inversionistas han demostrado su confianza en el mercado de valores durante estos meses lo que se ha reflejado en un incremento importante”, indicó.

De tal manera que hizo un llamado para que en el marco de esta Convención AMIB 2021 se busque generar el dialogo entre las autoridades y el gremio bursátil que contribuya a seguir impulsando reformas que cierren la brecha que existe entre el mercado de valores mexicano con aquellos mercados de los países más industrializados del mundo.

Asimismo, enfatizó que el país cuenta con un mercado de valores pequeño y un mercado de derivados incipiente que necesita crecer, sin embargo, tenemos esquemas de contratación complejos y caros que, comparados con los principales mercados del mundo, hacen que la vida económica de esas empresas transcurra en un ambiente de mayor riesgo inhibiendo la posibilidad de tomar riesgos mayores.

“Hoy nuestras Casas de Bolsa y fondos de inversión sufren los efectos de arbitraje regulatorios muy importantes, sumando a esto, la competencia que enfrentamos en los costos de operación, de colocaciones de nuevas de empresas, principalmente contra las mismas entidades de Estados Unidos y Europa provoca que nuestros competidores del extranjero vengan por nuestras empresas, por nuestros inversionistas y nuestros recursos, ya que la competencia hoy en día es global”.

El presidente de la AMIB indicó que es necesario que en conjunto con las autoridades se logre crear un esquema que a través de una regulación eficiente permita a la sana competencia y así llegar a un punto óptimo que sea más competitiva para el mercado de valores de México.

“Tenemos un reto muy importante por delante hacer crecer nuestro mercado con estructura sólida y duradera, y se fortalezca la creación del financiamiento y la expansión de pequeñas medianas y grandes empresas mexicanas; que crezcan también el ingreso con inversión en las pensiones obligatorias, en el ahorro voluntario a través nuestra del mercado de valores”, concluyó.

alba.servin@eleconomista.mx

kg