Bruselas.- La Unión Europea (UE) estudia cómo resucitar el proyecto de gasoducto "Corredor Sur", para transportar gas hasta Europa desde Azerbaiyán a través de Turquía, tras el abandono por Rusia de la construcción del gasoducto South Stream, indicó la Comisión este martes.

Rusia renuncia a construir el gasoducto South Stream

"Planeamos crear un comité para identificar y resolver" los eventuales problemas que plantea la construcción del "Corredor Sur", declaró Maros Sefcovic, vicepresidente de la Comisión Europea a cargo de Energía.

"Azerbaiyán y Turquía nos pidieron" una iniciativa en ese sentido, para asegurarse de que Europa se compromete para hacer avanzar el proyecto, indicó Sefcovic en conferencia de prensa luego de una reunión de ministros europeos de Energía en la que analizaron las consecuencias del abandono por parte de Rusia de la construcción del gasoducto italo-ruso South Stream que debía transportar gas evitando pasar por Ucrania.

Bakú y Ankara dieron garantías de su voluntad de llevar a cabo la obra cuyo fin es suministrar a Europa en gas para 2020, agregó Sefcovic.

Sefcovic evocó el tema el lunes con el ministro de Energía turco, esto una semana después de que el presidente Vladimir Putin anunciara en Moscú el fin de South Stream y la construcción de un proyecto de gasoducto entre Rusia y Turquía.

El "Corredor Sur" dará a la UE " una diversificación de las rutas y fuentes" de aprovisionamiento, una de las prioridades del bloque desde que las relaciones con Rusia se deterioraron por la crisis ucraniana, explicó Sefcovic.

"La Unión Europea necesita reforzar la diversificación no sólo de rutas sino de fuentes" de energía, estimó el secretario de Estado de Energía italiano, Claudio De Vincenti, cuyo país tiene la presidencia rotativa de la UE. "Corredor Sur forma parte de los proyectos clave en ese sentido", añadió.

"Corredor Sur" tiene por objetivo transportar gas desde el yacimiento de Shah Deniz en el Mar Caspio a través del gasoducto transanatoliano (Tanap), cuyo trazado pasa por Georgia y Turquía, y luego a través del gasoducto transadriático (TAP) a través de Grecia, Albania e Italia.

Bruselas defiende desde hace años su finalización, que permitiría satisfacer 20% de las necesidades de gas de la UE, según la Comisión.

El proyecto "Corredor Sur" no prevé la entrega a Europa occidental de los 16,000 millones de m3 anuales. La capacidad planeada de South Stream era de 63,000 millones de m3.

En una reunión en paralelo, los ministros de los siete Estados miembros de la UE implicados en South Stream (Austria, Bulgaria, Croacia, Grecia, Italia, Rumania y Eslovenia) pidieron a la Comisión "clarificar la situación con la parte rusa", dada la ausencia de momento de toda notificación oficial de Moscú del abandono del gasoducto, indicaron en un comunicado conjunto.

Estos países están "convencidos que la UE debe mantener su compromiso de integrar los mercados gasíferos del centro y sudeste de Europa", agrega el comunicado.

mac