La reactivación económica mundial no solo está "confirmada" sino que además se "acelera", indicó el lunes el portavoz del grupo de los principales bancos centrales, Jean-Claude Trichet, tras las medidas excepcionales lanzadas por la Unión Europea (UE) para defender al euro.

"Un cierto número de observaciones, en particular en los países emergentes, demuestran que las estadísticas son mejores de lo previsto", subrayó Trichet durante una conferencia de prensa en Basilea en la sede del Banco de Pagos Internacionales.

"Hay una diferencia entre las economías emergentes y las de los países industrializados", a raíz de una reactivación "a varias velocidades", agregó Trichet, presidente del Banco Central Europeo (BCE).

Sin embargo, y a pesar de esas señales positivas de crecimiento, Trichet advirtió que seguía siendo "prudente" en cuanto a la evolución del crecimiento económico mundial.

Tras las medidas anunciadas en la noche del domingo por la UE, Trichet indicó que la compra de obligaciones de Estado europeas por parte del BCE comenzó en la mañana del lunes.

Europa esperaba el lunes que el inédito mecanismo de 750,000 millones de euros (cerca de 1 billón de dólares) aprobado para socorrer a los socios en apuros de la Eurozona entierre los temores que pesaron sobre la moneda única en los mercados, cuya primera reacción fue un claro rebote al alza.

En los últimos días se habían acrecentado los temores de un efecto contagio de la crisis griega a países frágiles de la zona euro como Portugal y España.

En sus declaraciones en Basilea, el titular del BCE subrayó que la institución seguía siendo "totalmente independiente" y no sufrió "presión" para lanzar medidas excepcionales destinadas a tranquilizar los mercados.

"Esta decisión es la decisión del consejo de gobernadores (del BCE) y no es el resultado de una presión", lanzó Trichet.

El consejo "juzgó que era necesario tomar una decisión con rapidez y es lo que hemos hecho", continuó.

RDS