El Tesoro de Estados Unidos dijo el lunes que planea pedir prestado 274.000 millones de dólares en el primer trimestre, una cifra significativamente inferior a la estimación de noviembre de 1,127 billones de dólares, un descenso que se debe al mayor saldo de caja a principios de enero.

El año pasado, el Tesoro aumentó sus previsiones de endeudamiento para dar cuenta de un gasto fiscal estimado de 1 billón de dólares para hacer frente a la devastación económica provocada por los cierres de empresas relacionados con el Covid-19.

Sin embargo, el proyecto de ley de estímulo de 900,000 millones de dólares no se promulgó hasta el 27 de diciembre, lo que dejó al Tesoro con un saldo de caja mayor de lo previsto, de 1,729 billones de dólares a finales de 2020.

Las proyecciones actuales de endeudamiento no tienen en cuenta ningún nuevo gasto fiscal, ya que cualquier predicción es poco probable que sea correcta y puede diferir de lo que esperan otros agentes del mercado.

"Hay una amplia gama de propuestas legislativas futuras", dijo un alto funcionario del Tesoro en una conferencia con periodistas.

La estimación del endeudamiento del primer trimestre supone un saldo de caja a finales de marzo de 800,000 millones de dólares, dijo el Tesoro en un comunicado.

Para el segundo trimestre de 2021, el Tesoro dijo que planea emitir 95,000 millones de dólares en deuda negociable neta, suponiendo un saldo de caja a finales de junio de 500,000 millones de dólares.

El Tesoro también dijo que emitió 597,000 millones de dólares en deuda neta en el cuarto trimestre de 2020.

rrg