La pandemia se ha prolongado porque persiste un desigual acceso a las vacunas y la donación para los países de bajos ingresos ha sido insuficiente, coincidieron líderes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Banco Mundial (BM), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Mundial de Comercio (OMC).

La vacunación debe ser un tema de interés global, para países pobres y ricos, porque mientras no terminemos con la pandemia se mantendrá como un freno para la recuperación económica, advirtió la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

En un seminario, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, explicó que “es un error pensar que podemos acabar con una pandemia con donativos. Es un error epidemiológico, económico y  también moral”.

Sólo 4% de la población en los países más pobres ha logrado inmunizarse, mientras 70% de las entregas de vacunas ha llegado a 10 países, lo que es terriblemente injusto. Así, no podemos tener expectativas de que terminará la pandemia”, sentenció.

El presidente del BM, David Malpass, reconoció que la producción de vacunas es muy alta, pero se mantiene un amplio diferencial en la distribución y donación entre países pobres, que limita la recuperación mundial y alarga la pandemia.

La directora general de la OMC, Ngozy Okonjo Iweala, propuso descentralizar la producción de las vacunas y ayudar a los laboratorios para establecer centros de producción en países emergentes.

Malpass explicó que ellos están movilizado 20,000 millones de dólares en financiamiento para vacunas de aquí al 2022.

Georgieva acotó que se requieren otros 50,000 millones de dólares para conseguir las vacunas necesarias para inocular a 40% de la población a fines del 2021. De estos recursos, 35,000 millones de dólares provendrían de subsidios y el resto serían de los gobiernos.

ymorales@eleconomista.com.mx