El servicio de la deuda pública anual que paga México, equivalente a 3.5% del PIB, se encuentra entre los cinco más altos de 41 mercados avanzados y emergentes seleccionados por Oxford Economics.

Arriba de los intereses que paga México, sólo se encuentran los de Brasil (4.5% del Producto), Sudáfrica (4.9% del PIB), India (5.5% del PIB) y el líder mundial Egipto, que año con año debe destinar el equivalente a 6% del Producto para dar servicio a su deuda.

No obstante, a estas transferencias de recursos, que equivalen a 36,000 millones de dólares, analistas de la consultoría matizan que la economía mexicana es una de las que tiene menos “predicamentos fiscales” entre las observadas.

“La reputación fiscal de México, el manejo prudente de sus finanzas públicas, y el nivel de deuda pública, le hacen uno de los emergentes que se encuentran entre los países con un nivel manejable de predicamentos fiscales para enfrentar un deterioro de las condiciones financieras mundiales”, destacaron.

En el análisis, titulado The fiscal adjustment predicament-global rankings, explicaron que los mercados emergentes suelen pagar casi el doble del servicio de la deuda que erogan; aún registrando deudas públicas que representan hasta la mitad de la que tienen economías avanzadas como Estados Unidos o Japón.

Tomaron el caso del gobierno de Italia, que tiene la tercera deuda más alta de la muestra considerada, equivalente a 150% de su PIB, y paga intereses de 3.2% del Producto.

En contraste está México, con una deuda de gobierno de 51% del PIB, que sin embargo tiene que transferir recursos por el equivalente a 3.5% del PIB para dar servicio a su deuda.

El riesgo financiero

De acuerdo con el análisis, la diferencia del pago de servicio de la deuda radica en el riesgo financiero de los países; la exposición a episodios de volatilidad así como a la capacidad de pago.

El director de Investigación Económica en el think lab veracruzano SAVER, Luis Pérez Lezama, ya había explicado que este gobierno ha sido puntual en el pago de la deuda, ha mostrado su preocupación por estar al corriente y restructurar pasivos.

Pero el crecimiento del pago de intereses en dólares, cuando apenas 18% de la deuda está en otras divisas, “evidencia cierto desorden en el manejo de las finanzas públicas”.

Aparte, el analista de la nota soberana de México en Moody´s, Renzo Merino, explicó en un seminario que la carga de intereses para México ha venido creciendo por las perspectivas del mercado.

“El costo de fondeo ha aumentado por temas de perspectivas de mercado. Y ahora que las tasas de interés están empezando a subir, también están afectando al costo de fondeo para el gobierno”, sostuvo.

De acuerdo con información de Moody´s, los intereses pasaron de representar 2.5% del PIB al iniciar la administración actual, a 3.5% del PIB que representan ahora. Y la perspectiva es también que seguirán aumentando.

ymorales@eleconomista.com.mx