El Servicio de Administración Tributaria (SAT) tendrá más facultades para fiscalizar a los contribuyentes en el 2021, de acuerdo con lo propuesto en el Paquete Económico para el siguiente año, consideró el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP).

Diamantina Perales, presidenta del IMCP, explicó que en la Miscelánea Fiscal que se presentó a los legisladores existe un incremento en las facultades de fiscalización del SAT, a cargo de Raquel Buenrostro, lo cual no es algo nuevo y se ha visto en años pasados con el fin de otorgar herramientas para combatir delitos fiscales.

“Nosotros lo llamamos una fiscalización coercitiva. Ahora con el Paquete Económico 2021 se profundiza un poco más”, indicó la presidenta en conferencia de prensa virtual.

Héctor Amaya Estrella, vicepresidente de Fiscal del IMCP, indicó que las facultades que se le quieren dar al SAT el próximo año no tienen que ver precisamente con aumentar la recaudación, sino con obtener más información de los contribuyentes para que puedan hacer mejor los actos de fiscalización.

“Una autoridad, cuando solicita una facultad es para utilizarla, no la quieren para tenerla ahí y ver si algún día la necesitan. La intención es privilegiar las facultades de fiscalización para un año que va a ser complicado porque venimos de una economía que le está doliendo lo que está sucediendo y, para efectos de la meta de recaudación, no van a llegar tan fácil los impuestos a las arcas, tendrán que buscar nuevas formas de fiscalizar para lograr las metas”, agregó.

De acuerdo con la Iniciativa de la Ley de Ingresos de la Federación (ILIF) para el próximo año, el gobierno espera recaudar 3 billones 532,974 millones de pesos, 2.6% menos a lo que se aprobó para este año.

Sin apoyo para la reactivación

Por otro lado, el gremio de contadores coincidió en que el paquete que se entregó a inicios de septiembre no contempla algún estímulo o apoyo para la reactivación económica, por lo cual desde el IMCP se trabaja en una propuesta de reforma fiscal a presentarse el siguiente año para no sólo impulsar la economía, sino ayudar a combatir la informalidad.

“No estamos viendo mucho empeño o posibilidad de apoyar la reactivación con lo que es el Paquete Económico. Es importante darle certidumbre a los inversionistas, a las empresas (...) En algunas declaraciones de Hacienda se ha dicho que no será posible que haya estímulos, y eso se entiende porque no estamos en un año típico, pero también debemos ir cerrando filas y definir para saber con qué vamos a contar y con qué reglas no”, agregó el vicepresidente.

Esquemas reportables, el tema pendiente

Amaya Estrella refirió que un tema pendiente es el que se refiere a las reglas para los esquemas reportables, algo que se aprobó desde el año pasado y el cual entrará en vigor a partir del 2021.

“Estamos llegando al último trimestre del ejercicio y existen algunos temas de la reforma fiscal 2020 que aún no se han concretado, uno de ellos de gran importancia es el de los esquemas reportables, de los cuales aún no conocemos ni sus reglas de carácter general, sus instructivos y los formatos guía para dar certeza jurídica en este tema”.

Los esquemas que se deberán reportar al fisco son aquellos que puedan generar, de manera directa o indirecta, algún beneficio fiscal al contribuyente en México.

De acuerdo con las modificaciones aprobadas, a partir del 1 de enero del 2021 algunos contribuyentes y asesores fiscales estarán obligados a compartir la información al SAT.

ana.martinez@eleconomista.mx