El secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, inauguró el segmento público de la XXIX Reunión de Embajadores y Cónsules de México (REC), lanzando una invitación sugerente a la política exterior de nuestro país: una reflexión sobre la forma en que México se debe relacionar con el mundo.

El ejercicio no es baladí si se toma en cuenta la crisis geopolítica que está destapando la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos ya que su persona representa una grave amenaza para el multilateralismo.

“Hemos escuchado discursos en la Asamblea General de Naciones Unidas cuestionando frontalmente la multilateralidad y, por lo tanto, ante este cuestionamiento la respuesta de México es invariable: es apostar y reafirmar nuestra convicción multilateral, entendiendo que es un falso dilema, el que se plantea entre soberanía y multilateralidad”, comentó Videgaray.

La tradición de celebrar la Reunión de Embajadores y Cónsules, conocida al interior de la Secretaría de Relaciones Exteriores como REC, la inició el canciller Fernando Solana hace 29 años; lo hizo al ver que el cuerpo diplomático viajaba a México durante las fiestas decembrinas por lo que aprovechó la oportunidad de reunir a todos los embajadores y cónsules en la sede de la secretaría para revelarles los objetivos anuales de la diplomacia.

dardo, hacia los nacionalismos

Queda claro que, al realizar una correlación entre soberanía y multilateralidad, Videgaray lanzó un dardo hacia el oscuro nacionalismo cuyos promotores azuzan a las emociones de las sociedades para distanciarse precisamente del multilateralismo. Lo mismo Trump que Maduro.

“La soberanía, dijo Videgaray, se ejerce precisamente participando en los foros multilaterales, sean las Naciones Unidas, sean la Organización de los Estados Americanos o cualquier otro de los foros en los que México participa”.

Queda claro que a lo largo del sexenio del presidente Peña Nieto el entorno internacional ha cambiado de manera radical. Si uno lee algunas notas del entonces canciller José Antonio Meade del 6 de enero del 2014, durante la inauguración de la REC reflejaban un entorno más amigable para México: “Entre los avances importantes del 2013, Meade destacó la consolidación de la Alianza del Pacífico, el fortalecimiento de relaciones con el Caribe y América Central, particularmente con Cuba, así como la reorientación de la agenda bilateral con Estados Unidos hacia la educación y el desarrollo económico”, describía un comunicado de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Cuatro años atrás pocos se imaginaban que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte sería llevado a una renegociación a pedido del mandatario estadounidense.

Año 2018, el mundo hablará de México

El secretario Videgaray advirtió que durante el 2018 en el mundo “se va a hablar mucho de México, se va a hablar por la redefinición de nuestra relación con los Estados Unidos, por nuestro proceso político o por los hechos que acontecen en una nación importante y grande para el mundo como lo es México”.

Fue la única ocasión en que el canciller mencionó a Estados Unidos durante su discurso, y al parecer, también la primera ocasión en la que reconoce públicamente la redefinición de la relación de México con el país vecino.

El secretario tiene en el radar la importancia de las elecciones presidenciales de México, actividad que centrará la atención del mundo en nuestro país.

Frente al cuerpo diplomático mexicano, Videgaray realizó un ejercicio de retrospectiva al señalar que el 2017 fue “un año importante en las relaciones diplomáticas de México fortaleciendo lazos y la búsqueda de nuevas oportunidades con otras naciones. Tal es el caso con Canadá con quien se han hecho iniciativas de cooperación y de intercambio además de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

No omitió dos de los grandes temas en los que hubo giro diplomático de México: Venezuela y Corea del Norte.

México fue uno de los países que señaló el resquebrajamiento democrático en el país de Nicolás Maduro.

Sobre el caso del país de Kim Jong-Un, el gobierno de México ordenó la expulsión de su embajador por motivo alusivo a ensayos nucleares fuera de normas.

Brasil y Rusia

Dos de los países con los que México no había centrado su atención en el ámbito diplomático son Brasil y Rusia.

El primero de ellos, por razones estratégicas. Brasil es un país similar a México en función de su liderazgo regional; ambos países habían permanecido distantes durante varios años. Todo indica que el pulso de la relación ha cambiado para bien.

Lo mismo sucede con Rusia; un país distante en términos estratégicos. Sin embargo, China ha demostrado que la distancia no es problema. Su presencia en América Latina ya no  es ni sorpresiva ni novedosa.

Rusia ofrece atractivos productos agrícolas que México podría comprar en sustitución de Estados Unidos en caso de que la negociación del TLCAN fracase.

hablar bien

Al finalizar su discurso, Videgaray pidió al cuerpo diplomático “hablar bien “de México.

“Hablemos bien, no ocultando los problemas, no tergiversando una realidad, pero siempre recordándole al mundo quiénes somos los mexicanos, qué representamos, cuáles son nuestros valores”.

Así inició la importante reunión entre diplomáticos. Una reunión de la que se tendría que hablar más; más entrevistas con los medios; más interacción con la sociedad civil.