Ante un 2019 de estancamiento económico, y por ende en el financiamiento de algunos intermediarios, el 2020 tiene que ser un poco más dinámico, por lo que es necesario que ya se pongan reglas claras, tanto en regulación como en temas de inversión, indicó Enrique Bojórquez Valenzuela, presidente de la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas (AMFE).

En la reunión de fin de año de los asociados a la AMFE, Bojórquez Valenzuela comentó que la regulación en los últimos años se ha hecho más estricta, luego de la crisis del 2008, por lo que es buena noticia que las autoridades del sistema financiero ya planeen una regulación diferenciada. Sin embargo, es necesario que se materialice.

“En términos generales, somos un reflejo de lo que pasa en la economía mexicana. Hay un freno en el crecimiento de las financieras cuando se para la economía tan bruscamente”, comentó el presidente de la asociación que representa a 37 instituciones no bancarias y que a junio presentaba una cartera de 386 millones de pesos.

Bojórquez Valenzuela detalló que, si bien el escenario del 2020 posiblemente sería muy parecido al del 2019, es necesario que exista certeza para que se empiece a notar el crecimiento tanto de la economía como de los sectores donde este tipo de intermediarios atiende, como el automotriz, el agroindustrial, el inmobiliario y el empresarial, entre otros.

“Pienso que el 2020 va a ser un año similar al 2019, aunque no debería de serlo, ya que debería de empezar el crecimiento fuerte. No pierdo la esperanza de que cambien las cosas, pero hace unos días el presidente (Andrés Manuel López Obrador) dijo que necesitaba un año más para completar su transformación, y me da la pauta a pensar que se espera otro año espejo de este”, dijo el presidente de la AMFE.

El pasado miércoles, el Banco de México indicó que el crecimiento del PIB para este año podría ser de un rango de -0.2 a 0.2% y para el 2020 de 0.8 a 1.8 por ciento.

“Lo que necesitamos es retomar el dinamismo, en el crecimiento de la economía y en el financiamiento, para poder pensar que se crecerá. En términos de financiamiento directo, sí se detuvo el crecimiento, pero todavía no hay nada, ningún evento de qué preocuparnos o que nos quite el sueño”, declaró.

La aspirina

Cuestionado sobre las perspectivas del recién anunciado Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura del Sector Privado, donde se contempla en una primera instancia un monto de inversión de 859,022 millones de pesos, Bojórquez Valenzuela indicó que dicho plan es sólo una aspirina, ante la incertidumbre que impera en el país en temas económicos.

“Vivimos momentos en donde varias regiones en el mundo están inmersas en grandes conflictos, incrementando niveles de inseguridad, miedo y desconfianza para invertir (…) México no está siendo ajeno a ello”, comentó el presidente de la AMFE.

Respecto al tema de regulación diferenciada, Bojórquez Valenzuela indicó que ésta es una gran oportunidad para que estos intermediarios se vuelvan más flexibles en el financiamiento, por ejemplo, en diversificaciones de fuentes de fondeo, reglas para garantías y tramitología para la consulta del historial crediticio de una persona que busque financiamiento con este tipo de organizaciones.

“Hay muchísima oportunidad en regulación diferenciada, lo que buscamos  es que no se quede en discurso, si no que empiece a ser una realidad… somos el vehículo ideal para abatir el rezago financiero, pero todavía no hemos podido o no nos han soltado de alguna forma y estamos esperando nuevas noticias en ese sentido; hay que acelerar el paso”, acotó.

[email protected]