El gobierno de Andrés Manuel López Obrador empezó el 2021 con un saldo 74.4% menor, en comparación con el año pasado, en los fondos de estabilización, de acuerdo con la información divulgada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En el Informe sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y Deuda Pública del 2020, la dependencia informó que quedan 63,383 millones de pesos en los fondos de estabilización. El saldo es menor a los 247,909 millones de pesos (cifras del 2020) que sumaron al cierre del 2019.

A detalle, el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP) fue el que tuvo una mayor disminución en su saldo. Al cierre del 2020 reportó 9,498 millones de pesos, lo que significó una disminución real anual de 94.2 por ciento.

Anteriormente, Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda, explicó que el año pasado se usaron 204,000 millones de pesos para compensar la brecha en los ingresos que obtuvo el gobierno respecto a la Ley de Ingresos de la Federación y, así, evitar una “contracción significativa en el gasto del gobierno”.

Este año, el FEIP puede ser “nutrido de nuevo” con el remanente de operación que Banco de México le entregará al gobierno; sin embargo, se espera que estos recursos sean menores debido a la fortaleza del peso al cierre del 2020.

“El no tener un FEIP sí te complicaría bastante la vida. Si tú te vas a lo que dice la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, al empezar a quedar los ingresos cortos, tendría que haber recortes. No hay mucho de dónde hacer los recortes”, alertó en su momento Héctor Villarreal, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria.

En este sentido, Mariana Campos, de México Evalúa, consideró que las finanzas públicas tienen un mayor riesgo este año.

FEIEF Y FMP

En el caso del Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF), el cual ayuda a compensar la disminución en la recaudación federal participable, inició el 2021 con 30,650 millones de pesos, lo que supuso 50.9% menos que el año pasado.

“Las participaciones a las entidades federativas fueron menores en 7.2% real como efecto de la menor recaudación federal, impacto que se reduce con el uso del FEIEF”, señaló Hacienda.

En contraste, el Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilidad y el Desarrollo fue el único que presentó un incremento. Este fondo empezó el año con 23,235 millones de pesos, 8.2% más que el 2020.

Este fondo, creado en el 2013, tiene el objetivo de garantizar que los recursos derivados de la exploración y extracción de hidrocarburos se administren con transparencia . Es un fideicomiso público, administrado por Banco de México como fiduciario y en el que Hacienda actúa como Fideicomitente.

ana.martinez@eleconomista.mx