La recuperación económica de Estados Unidos (EU) continuó a un ritmo modesto durante las primeras semanas de este año, con empresas optimistas sobre los próximos meses y una demanda de vivienda “robusta”; sin embargo, existe una lenta mejora en el mercado laboral, informó la Reserva Federal (Fed) de EU en su Libro Beige, publicado el miércoles.

“La actividad económica se expandió modestamente desde enero a mediados de febrero en la mayoría de los distritos de la Reserva Federal. La mayoría de las empresas se mantienen optimistas con respecto a los próximos 6-12 meses a medida que las vacunas de Covid-19 son más ampliamente distribuidas”.

Pese a este optimismo, el análisis de la coyuntura es en general “mixto”, ya que hay sectores que están expandiéndose, mientras que otros todavía siguen sufriendo los efectos de la pandemia.

En este sentido, la mayoría de distritos de la Fed informaron de un crecimiento de los niveles de empleo con respecto a las semanas previas a enero, aunque el alza se ha ralentizado de nuevo. “La demanda laboral varió considerablemente según la industria y el nivel de cualificación”, alertó la Fed.

Asimismo, el banco central también ha reflejado en su documento que los costos no laborales se han incrementado "moderadamente" durante las últimas semanas, en gran parte debido a los problemas en las cadenas de suministros.

La autoridad monetaria agregó que lo más destacado, quizá, es que las partes de la economía más afectadas por la pandemia, incluidos los sectores de ocio y hotelería, han mostrado poca mejoría, y las inversiones en bienes raíces comerciales vinculadas a esas industrias “se deterioraron un poco”.

El banco central de Estados Unidos sostendrá su próxima reunión de política monetaria en dos semanas, en un momento de mayor optimismo de que durante el año se verá disminuir los riesgos de la pandemia de coronavirus y que la economía registrará un fuerte crecimiento.

El impulso en el panorama económico, generado por el creciente programa de vacunación y el potencial de un paquete de gasto federal de 1.9 billones de dólares, ha provocado especulaciones en el mercado de que la Fed podría verse obligada a reducir su apoyo a la economía antes de lo esperado.

Sin embargo, en los últimos días las autoridades del banco central han refutado esa idea al señalar la larga lista de problemas que aún enfrenta la economía, desde un alto nivel de desempleo hasta una débil inflación, que deberían aliviarse antes de pensar en un cambio en la política monetaria.

Llegó al Senado

Este miércoles, comenzaron en el Senado de EU las negociaciones y debates sobre el paquete de ayuda fiscal del presidente Joe Biden, de 1.9 billones de dólares. Los legisladores demócratas pretenden que se promulgue antes del 14 de marzo, fecha en la que expiran algunas de las prestaciones actuales.

La medida más llamativa del rescate propuesto por Biden, ya aprobado por la Cámara de Representantes, son los nuevos pagos directos de 1,400 dólares a los contribuyentes.

Jen Psaki, secretaria de prensa de la Casa Blanca, dijo que Biden está “cómodo con la situación de las negociaciones” y que había dejado claro que está “abierto a cambios en los márgenes de este paquete”. La comparecencia de Psaki se produjo poco después de que se conociese que los demócratas habían aceptado rebajar el umbral de renta a partir de la cual no se tendrá acceso a estas transferencias directas a 80,000 dólares anuales por persona, o 160,000 por pareja desde montos iniciales de 100,000 y 200,000, respectivamente.

Esta rebaja era una exigencia de los senadores demócratas más moderados, que habían planteado sus dudas y consideraban importante reducir el desembolso total del paquete.