La recaudación que obtiene el gobierno federal por el Impuesto sobre Producción y Servicios (IEPS) no ha cumplido con las expectativas en los primeros seis meses del año, ya que ha ingresado al erario público menos dinero del esperado.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), a julio de este año el IEPS recaudó 165,359 millones de pesos, un ingreso 17% menor en términos reales a los 189,891 millones de pesos que se obtuvieron por dicho gravamen en el 2017.

Asimismo, la recaudación del primer semestre de este año se queda por debajo de lo que se prevé en el Calendario Mensual del Pronóstico de los Ingresos del Sector Público para este año, en donde se estimó que el gobierno obtuviera 192,593 millones de pesos, es decir, la recaudación fue 14% menor a lo pronosticado.

La reducción del IEPS se debió, en mayor medida, a que también los ingresos por IEPS a gasolina y diesel han mostrado a lo largo de este año disminuciones. A julio pasado se obtuvieron 83,780 millones de pesos, 27.4% menos que lo ingresado a las arcas de gobierno el año pasado.

En lo que va del año, la Secretaría de Hacienda ha otorgado estímulos fiscales para suavizar los precios de las gasolinas, lo cual ha afectado la recaudación del impuesto que se aplica a éstas.

En junio, dicho estímulo se incrementó entre 60.33 y 75.6%, lo que supuso que se dejaran de recaudar, por cada litro de gasolina, entre 2.45 y 3.48 pesos.

“El estímulo lo está utilizando el gobierno como amortiguador para que los precios de la gasolina no suban más allá de los niveles, ya de por sí altos que ha alcanzado. El factor de las elecciones pudo incidir en que el otorgamiento de estos estímulos fuera aún mayor”, indicó Carlos Cárdenas, expresidente del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP).

En este sentido, Manuel Toledo, socio de Proactive Tax & Legal, explicó que el gobierno sigue otorgando los estímulos por el compromiso que hizo años atrás con la entrada en vigor de la reforma energética, en donde se prometió bajar el precio del combustible; sin embargo, el especialista recordó que también en el costo de la gasolina incide el precio internacional del petróleo, el cual se ha recuperado.

Carbono, telecom y juegos con apuestas, otros factores

No sólo el IEPS que se aplica a gasolinas y diesel presentó una disminución en su recaudación, sino también el que se aplica al carbono, las redes de telecomunicaciones y los juegos con apuestas y sorteos.

En el primer semestre del año, el IEPS al carbono tuvo una recaudación de 3,253 millones de pesos, 66% menor en términos reales a la obtenida en el mismo periodo del año pasado. Esto se explicó, de acuerdo con la SHCP, a los estímulos fiscales que les otorga a los contribuyentes.

Por su parte, el pago del IEPS a telecomunicaciones generó 2,910 millones de pesos, esto es 4.1% menor a la registrada el año pasado, mientras juegos con apuestas y sorteos redujeron su recaudación en 1.4% al obtener 1,464 millones de pesos.

“La baja en recaudación por estos impuestos responde a una disminución en el consumo de estos productos en estos primeros seis meses. Si bien se mantuvo la estabilidad económica, el proceso electoral que hubo frenó el flujo de dinero, lo cual incidió en el consumo. Puede que para el segundo semestre, ya conociendo el ganador y sus propuestas, el flujo de dinero empiece a normalizarse”, refirió Manuel Toledo.

Los analistas consideraron que si bien se ha recaudado menos por el IEPS respecto a lo presupuestado, difícilmente podría afectar a las finanzas públicas del país, ya que se han mostrado mejores resultados en el cobro de otros impuestos y ha llevado a tener ingresos tributarios por arriba de lo programado. En el primer semestre se recaudaron 1.5 billones de pesos, 92,232 millones más de lo esperado.

ana.martinez@eleconomista.mx