La recaudación de impuestos que obtiene el gobierno a través de las aduanas del país sufrió, en el 2020, su mayor caída de la que se tiene registro en el Servicio de Administración Tributaria (SAT), esto a causa de los efectos económicos del Covid-19.

De acuerdo con los datos preliminares del fisco, en el 2020 se obtuvo una recaudación por 865,601 millones de pesos por operaciones de comercio exterior, lo que representó una caída de 13.7% respecto al poco más de 1 billón de pesos (cifras del 2020) que ingresaron a las arcas del gobierno en el 2019.

Analistas explicaron que esta histórica caída es consecuencia de los efectos económicos que causó la pandemia del Covid-19, en donde el confinamiento a nivel mundial obligó a varias empresas a cerrar, de manera temporal, con lo cual también se afectaron las cadenas de valor.

“Lo que vimos en el 2020 fue una fuerte caída de las exportaciones e importaciones, reflejo de la menor actividad económica”, señaló James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CiBanco.

Leticia Armenta, catedrática del Tec de Monterrey, recordó que desde la aparición del Covid-19 a finales del 2019, en China se implementaron medidas que pararon la actividad económica en el país, en donde se afectaron los insumos y toda aquella materia prima que se usa para la producción, además de frenar las importaciones y exportaciones.

“Se pronostica un 2021 más lento de lo que veníamos obteniendo justamente porque la pandemia se extendió muchos meses, lo que provoca que la actividad económica y su recuperación sea más lenta, lo cual puede afectar la recaudación”, añadió. 

Recuperación

Los analistas indicaron que se espera que la recaudación en aduanas muestre una recuperación este año en línea con la reactivación económica; sin embargo, podría estar condicionada a una mayor aplicación de la vacuna contra el Covid-19, debido a los rebrotes y nuevos confinamientos en algunos países.

En México, explicó James Salazar, la recuperación en las operaciones de comercio se dará gracias al sector externo, principalmente de Estados Unidos.

“El principal motor va a ser el sector externo, jalado principalmente por Estados Unidos. Nos vamos a ver beneficiados, muy probablemente, por todos estos estímulos que está anunciando Joe Biden. Mientras la industria estadounidense se mantenga sólida o en recuperación, nosotros vamos a ir de la mano”.

Mantener equilibrio

Juan Antonio Castro Chávez, integrante de la Comisión de Comercio Exterior del Colegio de Contadores Públicos de México, dijo que el reto de las aduanas este año es mantener el equilibrio entre facilitar el comercio y cuidar la entrada de mercancías.

“El reto se incrementa porque ahora, en la operación de las aduanas están ingresando a personal que es parte de la milicia, quienes deben pasar por una curva de aprendizaje sobre las aduanas. La expectativa es que dicha curva no tome mucho tiempo y, sobre todo, que no tenga una afectación en el comercio”, dijo.

El experto agregó que se tiene una percepción de que, con la llegada de los militares a puertos y aduanas, habrá una disminución en la corrupción; sin embargo, no pasa lo mismo en términos de eficiencia. 

ana.martinez@eleconomista.mx