La Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) anunció que apoyará y asesorará a los pagadores de impuestos que sean sujetos a una auditoría electrónica por parte del fisco; se estima que en el primer trimestre del 2016 se ejecutarán 10,000 revisiones por esta vía.

El ombudsman del contribuyente se encuentra listo para asesorar a los causantes que a través del Buzón Tributario sean sujetos a una auditoría electrónica, incluso se les apoyará en la presentación de quejas cuando estimen que se están violando sus derechos , argumentó.

En un comunicado, comentó que el apoyo hacia los contribuyentes surge de las declaraciones de diversos expertos en materia fiscal que han sentenciado que se espera que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) realice una importante labor recaudatoria de forma digital a través de las auditorías electrónicas.

La Prodecon, a cargo de Diana Bernal Ladrón de Guevara, recordó que el SAT informó que en el 2016 las auditorías electrónicas se sumarán a las tradicionales que realiza a través de visita domiciliaria o revisión de gabinete.

Bajo este escenario y de acuerdo con diversas declaraciones de la autoridad fiscal, se estima que en el primer trimestre del 2016 se realizarán en promedio entre 7,000 a 10,000 auditorías electrónicas, que se suman a las 25,000 que se realizan de forma tradicional.

Las auditorías electrónicas, explicó la Prodecon, irán enfocadas a aquellos contribuyentes que ya cumplen con la contabilidad electrónica para revisar los rubros o conceptos específicos que aparezcan o se desprendan del propio envío digital de dicha obligación fiscal.

En entrevista, la procuradora precisó que en caso de que el contribuyente sienta que el fisco por medio de la revisión electrónica violó sus derechos, podrá presentar la queja correspondiente por medio de su Buzón Tributario.

Las auditorias electrónicas comenzarán abril, momento en el cual se comenzarán a presentar las quejas, asesorías o Acuerdos Conclusivos por parte de los causantes, adelantó.

Si el SAT observa a través de los servicios informáticos que hay incongruencias o inconsistencias en la contabilidad del contribuyente se le notificará e inmediatamente iniciará su revisión digital con la particularidad de entregarle una propuesta de pago ; dijo

Por su parte, Leticia Hervert, presidenta del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), coincidió en que las auditorías electrónicas junto con la entrada en vigor de la e-contabilidad forman parte de las herramientas con las que cuenta el fisco para recaudar más.

Lo que llama la atención y que prende los focos de alerta es la seguridad de la información del contribuyente que utilice a un tercero para el envío de la contabilidad, ya que podría ser sujeto a un fraude, tal como pasó en el ejercicio fiscal del 2014. Para la procuraduría es de gran importancia informar a todos los contribuyentes que, en caso de que sean objeto de este tipo de revisiones o auditorías electrónicas, tienen el derecho de acudir a la Prodecon a interponer un acuerdo conclusivo.

Dicha figura, añadió, cuenta con dos años de operación y a través de la misma, con la intermediación del ombudsman, fisco y contribuyente se pueden superar los desacuerdos que surjan en las auditorías sobre el incumplimiento de las obligaciones fiscales del causante, excluyendo la necesidad de acudir a un juicio, todo ello en un marco de confianza y transparencia.

Crecerá el número de quejas

Los últimos datos disponibles con los que cuenta la procuraduría que se encarga de defender los derechos de los contribuyentes en el país registran que a noviembre del 2015 se presentaron 22,941 quejas por diversos temas fiscales.

Bernal Ladrón de Guevara admitió que las auditorías electrónicas y revisiones que realice el SAT en el 2016 ocasionarán que se incremente el número de atenciones y quejas.

Los riesgos que hay atrás de las auditorías

Especialistas fiscales concuerdan en que el nuevo esquema de auditorías electrónicas será una herramienta más efectiva y analítica para el SAT por sus alcances; sin embargo, sentencian varios riesgos:

  • La posibilidad de que el SAT determine un crédito fiscal a un contribuyente serán mayores.
  • El esquema de auditoría fiscal electrónica que se regula a través del art. 53-B del CFF es violatorio del Art. 16 de la Carta Magna.
  • El riesgo se encuentra en cómo usará el SAT toda la información que se le envía de forma mensual, cómo protegerá la contabilidad y datos confidenciales.
  • También se encuentra la posibilidad de que el SAT manipule la información al ser entregada ésta en un formato XML, fácilmente alterable.