El presidente del Banco Mundial, David Malpass, señaló la necesidad de hacer una reforma tributaria en Perú al reunirse este martes con el presdiente peruano, Pedro Castillo, al margen de la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

"Buen encuentro hoy con el presidente Castillo", dijo Malpass en su cuenta en Twitter, junto a fotos del mandatario peruano con su enorme sombrero de paja típico de las zonas rurales de su pueblo Chota, convertido en su marca insigne.

"Discutimos la importancia de apoyar a las personas pobres y vulnerables, promover el crecimiento y la prosperidad, reabrir escuelas de manera segura, una gestión macroeconómica sólida y un clima empresarial favorable", apuntó.

Y agregó: "El Banco Mundial está listo para ayudar a Perú a reformar su código tributario, mejorar el acceso y la calidad de los servicios públicos y fortalecer la preparación para crisis".

Un comunicado emitido por el organismo multilateral tras la cita señaló que Malpass "alentó reformas al código tributario de Perú que estimularían el crecimiento y la creación de empleo".

En agosto, el Banco Mundial publicó el documento "Repensar el futuro del Perú" con el fin de ofrecer un enfoque para transformar al Estado en "un gestor de desarrollo".

"El momento actual requiere realizar una reforma mayor del Estado, cuyo norte sea promover la productividad y aumentar las oportunidades para todos con el fin de reducir las desigualdades", escribió entonces la directora regional del Banco, Marianne Fay.

Castillo, un maestro rural y sindicalista que ganó la Presidencia al frente de un partido marxista, asumió a finales de julio con los retos de superar la pandemia que azotó fuertemente al país, reactivar la economía y acabar con las convulsiones políticas que llevaron a Perú a tener tres presidentes en noviembre de 2020.

El lunes, en su primera visita a Washington desde su llegada al poder, negó ante empresarios estadounidenses que su gobierno de izquierda sea "comunista", y llamó a invertir "sin temores" en el país sudamericano.