El Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa (TFJFA) recibe 160,000 casos al año, que involucran un monto de 446,000 millones de pesos, y ahora se alista para enfrentar los asuntos derivados de la reforma fiscal. Así lo dio a conocer el magistrado presidente del TFJFA, Manuel Hallivis Pelayo.

En entrevista, en el marco de la firma de un convenio de colaboración entre la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) y la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, dijo que si bien el Tribunal no atiende directamente los amparos que se han interpuesto en contra de las disposiciones fiscales vigentes, los casos se revisan hasta que hay actos de aplicación, para lo cual falta mucho tiempo.

Hay que recordar que el Tribunal está para la defensa de la legalidad y vamos obviamente a estar conscientes de los derechos de los contribuyentes de que todo debe ser en beneficio del pueblo de México , recordó.

El Magistrado Presidente aseguró que el tribunal es un órgano autónomo que goza de un alto índice de percepción favorable por parte de la ciudadanía y de los que litigan en el TFJFA. Lo anterior según encuestas que se han hecho y de lo que reconocen instituciones diversas como la Academia Mexicana de Estudios Fiscales, La Barra Mexicana Colegio de Abogados y la Academia de Derecho Administrativo.

Manuel Hallivis dio a conocer que están trabajando para seguir manteniendo la confianza en el tribunal y para hacer más eficiente el proceso. Estamos trabajando en hacer más eficiente el juicio tradicional simplificando el proceso contencioso administrativo con el fin de que duren menos los juicios .

Esto a través de las modificaciones que se harán y se presentarán ante las instancias correspondientes para poder reducir en 50% los tiempos, independientemente de que han ganado terreno otros procesos como el juicio en línea o el juicio sumario, mediante el cual se resuelve 35% de los asuntos y que ha tenido mucho éxito por la velocidad con que se resuelven los casos.

Sobre el convenio de colaboración, aseveró que es una expresión representativa del impulso a la cultura fiscal, en la que las dos instituciones públicas unen sus esfuerzos con el fin de establecer líneas de trabajo e intercambio de información en una muy loable dirección, que redundará en una sinergia mutua de gran beneficio para la sociedad.

leonor.flores@eleconomista.mx