En septiembre, México registró por segundo mes consecutivo precios de energéticos al alza, al registrar una variación de 0.1%, la cual contrasta con la caída de 2.8% suscrita por la media de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Así, se le considera como uno de los seis países miembros de la OCDE que incorporaron alzas en los precios de los energéticos. Comparten con México este comportamiento Noruega, Turquía, Suiza, Bélgica y Francia.

En el reporte mensual de la Organización, que consigna una caída general en el precio de los energéticos mucho más dinámica que en agosto para los miembros , México deja atrás la racha de variaciones negativas en precios de energéticos que mantuvo persistente en el primer semestre del año.

Esta variación incluye precios de gasolina, gas, electricidad, entre otros, y la medición de la OCDE coincide con el alza de las tarifas eléctricas que se formalizó en México por el aumento del gas, su impacto en la generación de este servicio así como por las alzas del precio de la gasolina.

EU sostiene inflación

La Reserva Federal (Fed) ha identificado la baja la inflación de Estados Unidos como uno de los límites para retirar la política expansiva en el objetivo de su tasa. Claramente en las minutas del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés) menciona a los energéticos como el fenómeno que ha atajado la normalización de los precios generales rumbo al objetivo de 2 por ciento.

Según la medición de la OCDE, este es el tercer mes consecutivo que la inflación general registra variaciones positivas, lo que permitió que llegara a un registro anual de 1.5 por ciento. Éste es el indicador más alto de inflación en Estados Unidos, según la entidad, desde el 2014, cuando el promedio quedó en 1.6 puntos.

Al hacer el comparativo del registro inflacionario en los 36 países OCDE, también se ubica México por arriba del promedio de 1.2 por ciento.

La variación del Índice Nacional de Precios al Consumidor se encuentra entre las cinco más altas de la OCDE y debajo de: el líder, Turquía (7.3%), Noruega (3.6%), Chile (3.1%) y México (3 por ciento).

Esta variación anual del índice mexicano a septiembre casi triplica al promedio general de los países OCDE y está lejos del registro de Grecia, negativo en 1 por ciento.