La situación fiscal de Pemex y el recurrente respaldo financiero del gobierno de México a la petrolera, puede convertirse en un cáncer incurable si no se aplica una solución estructural, advirtió el subgobernador del Banco de México, Jonathan Heath.

Al participar en el Seminario Anual de Moody's, comentó que a título personal, Pemex es el mayor dolor de cabeza que tienen las finanzas públicas, que de atajarse ahora mismo, estarían aún a tiempo de parar su evolución negativa.

“El gobierno se tiene que dar cuenta tarde o temprano y buscar un acuerdo definitorio, estructural y permanente. De otra forma, este dolor de cabeza enorme pronto va a pasar a convertirse en una migraña y después en un cáncer incurable”.

Ahí mismo, la analista soberana de Moody's, Arianne Ortiz Bollin, dijo que anualmente el gobierno debe transferir apoyos a la petrolera por 1% del PIB para que haga frente a sus obligaciones financieras. Una transferencia que para el año entrante debe aumentar a 2 puntos del producto.

Sin embargo, resaltó que estos apoyos son exclusivamente para que la petrolera enfrente sus obligaciones de crédito. El problema creciente es que el gobierno no le está inyectando recursos para que la empresa sea viable financieramente, para que pueda invertir y crecer.

Efecto a la nota soberana

“Hasta ahora el apoyo no es suficiente para restablecer su flujo de caja ni para el aumento de reservas y producción. Y si no hacen algo para acotar las obligaciones tributarias que tiene la empresa o para que mejore su generación de efectivo o para que pueda invertir, terminará por afectar al soberano pues 14% de sus ingresos depende de lo que produce Pemex”.

De este modo, la calificadora observa a Pemex como un factor de presión para las finanzas públicas.

“Como el apoyo del gobierno a Pemex ha sido fragmentado, lo que ha tenido consecuencias claras en el acceso de la petrolera al mercado”, refirió la analista. Pemex perdió el segundo grado de inversión en Moody's, el pasado 17 de abril.

Optimismo en producción

En tanto, el jefe de Research para América Latina en Barclays, Marco Oviedo, consignó que suponer una producción de petróleo de 1,857 millones de barriles diarios es bastante optimista.

El fracaso constante de Pemex es no cumplir sus metas de producción, se está convirtiendo en un factor relevante y un riesgo.

ymorales@eleconomista.com.mx