Las economías en desarrollo más importantes del planeta, entre ellas China, sufrirán durante 2012 el impacto de la crisis en Occidente, advirtió hoy el Banco Mundial (BM) en un informe publicado en Pekín.

Los países en desarrollo deben evaluar sus vulnerabilidades y prepararse, mientras hay tiempo, para nuevos impactos , dijo el economista jefe y vicepresidente de la institución para las economías emergentes, Justin Yifu Lin.

En su informe Perspectivas Económicas Mundiales (GEP), la institución redujo sus perspectivas de crecimiento para las naciones en desarrollo del 6.2 al 5.4% como consecuencia de la crisis en Europa y Estados Unidos.

El BM prevé que China, que creció a 10.4% en 2010 y 9.2% en 2011, desacelere su crecimiento hasta el 8.4% este año y al 8.3 para 2013.

BANCO MUNDIAL

DAR CLIC PARA AMPLIAR IMAGEN

Lin aseguró en conferencia de prensa que las reservas de divisas de China, que tiene 3.2 billones de dólares en moneda extranjera, le servirán para estimular su economía por vía de la inversión si es necesario, aunque pidió que Pekín fomente el consumo aumentando los salarios.

Según las estadísticas oficiales, la proporción del consumo en el PIB chino es todavía relativamente baja y hay capacidad de mejorar , dijo Lin.

Los datos oficiales chinos reflejan la importancia de la inversión en capital fijo en el PIB del país (54.2% del total) y, aunque el consumo de los hogares progresa a buen ritmo (17.1% en 2011), Pekín lleva meses tratando de bajar la participación del sector de la construcción e infraestructuras en el crecimiento.

El gobierno chino estableció un crecimiento anual medio del siete por ciento para el período 2011 a 2015, con el objetivo de que la desaceleración económica provoque un crecimiento más igualitario entre rentas de campo y ciudad.

También busca potenciar sectores estratégicos a largo plazo como biotecnología, telecomunicaciones y energías renovables.

RDS