El desempeño del Producto Interno Bruto (PIB) mexicano en 2021 podría ser mayor al 5% proyectado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), porque está ligado al dinamismo de las exportaciones de Estados Unidos, advirtió el Director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner.

No obstante, el mayor impacto de la recuperación de exportaciones desde Estados Unidos, de autos y refrigeradores ya se dio en el último semestre del 2020 y no se puede anticipar si México recibirá algún efecto mayor en este año, o si la recuperación del turismo que se dará al completarse la vacunacióncontra el Covid-19  en el país vecino también tendrá efecto en México, advirtió al participar en el podcast institucional de Grupo Financiero Banorte “Norte Económico”.

“México está altamente dedicado a las manufacturas y en lado exportador por la relación que tiene con Estados Unidos, ya tuvimos parte del impacto de la recuperación estadounidense, en el segundo semestre del 2020 (...) para este año, la recuperación de Estados Unidos estará más recargada en los servicios, donde México está menos enganchado”, argumentó Werner.

La expectativa del PIB para Estados Unidos que tiene el FMI, se encuentra en 6.4%, no considera el efecto de los programas de inversión en infraestructura que ahora mismo está en revisión del congreso norteamericano, refirió. “El riesgo es al alza para el pronóstico estimado de crecimiento para los países de América Latina”, precisó el director para el Hemisferio Occidental del FMI.

Señales de certidumbre

El funcionario explicó porqué es relevante impulsar desde ahora cambios tributarios que generen ingresos públicos cuando las economías se encuentren bien encaminadas a la recuperación.

Los ciclos económicos mundiales no están sincronizados y seguramente Estados Unidos subirá las tasas antes que el resto de los países, en respuesta a su más rápida recuperación, explicó.

Los inversionistas serán más tolerantes con la deuda si los países muestran la intención de fortalecer sus finanzas públicas. Como Colombia, citó, que ha ingresado al congreso una amplia reforma tributaria que incluye incluso ampliar el cobro del IVA. Y  ha reconocido por otro lado que su déficit fiscal seguirá siendo tan amplio como el registrado en 2020 en pleno choque por pandemia, aseveró.

Cuando los países de la región experimentaron déficits fiscales tan profundos como ahora, tardaron hasta 5 años en sanear sus finanzas. Por eso es importante mandar las señales desde ahora, subrayó.

Explicó que México es la economía con peor desempeño del consumo privado y demanda interna entre las grandes de América Latina, tras el choque económico de la pandemia, resultado de haber otorgado los estímulos fiscales menos generosos, equivalentes a 0.7% del PIB.

Menos mexicanos

Con la salida de Alejandro Werner del FMI y la de José Ángel Gurría de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) continúa reduciéndose la presencia de funcionarios mexicanos en puestos clave de organismos internacionales.

Ambos han sido piezas de primer orden para el país en los organismos internacionales pues tenían la ventaja de conocer desde dentro todos los procesos y procedimientos, lo que termina por apoyar en las gestiones internas, concuerdan expertos de la Escuela de Gobierno y Economía de la Universidad Panamericana y de la consultoría de negocios MAAT.

Es indudable la experiencia que adquirieron en las crisis recurrentes que se vivieron en México, explicó Gabriel Pérez del Peral, profesor e investigador de la Escuela de Gobierno y Economía de la Universidad Panamericana.

“Cuentan con destrezas técnicas que fueron ampliamente reconocidas a su llega a la OCDE y el FMI, porque influyeron sin duda en las políticas globales con la mirada puesta en la experiencia mexicana”, consignó.

El socio consultor de MAAT asesores y exfuncionario del Banco de México, Federico Rubli destacó que la posición de Werner en el FMI porque guiaba a todos los países latinoamericanos a sugerir, implementar, supervisar y asesorar políticas financieras.