Después de la contracción registrada al inicio del año, la economía mexicana presentó una modesta recuperación en el segundo trimestre, con una variación real del PIB de 0.1% en comparación con el trimestre previo.

En su comparación anual, la economía mexicana también presentó un avance ligero de 0.4%, de acuerdo con la estimación oportuna del Producto Interno Bruto calculada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La estimación publicada del PIB de México descartaría una recesión técnica, sin embargo, el tamaño de las variaciones continúa respondiendo a un estancamiento. "Si bien ha habido un incremento del PIB respecto al trimestre pasado y a los del año pasado, este ha sido muy pequeño", dijo Eufemia Basilio Morales, especialista del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Y reiteró que este comportamiento positivo no puede considerarse como permante o como repunte a menos que esta tendencia se mantenga en próximos trimestres. 

Comercio y servicios se recuperan

La reincorporación del desempeño económico nacional en el terreno positivo se explica en gran parte por el comportamiento de las actividades terciarias, el comercio y los servicios, que repuntaron en el segundo trimestre con una expansión de 0.2% en comparación inmediata y 1.0% a tasa anual. El resultado de este rubro es determinante por su aportación al producto total que asciende a 63% aproximadamente.

Las actividades secundarias no lograron colocarse en terreno positvo; en comparación inmediata las industrias manufactureras, de construcción, de generación eléctrica y mineras registraron una variación nula y en su comparación anual una contracción de 1.6 por ciento. Por su parte, el sector agropecuario registró una caída de 3.4% en su producción total en comparación con el trimestre previo y un avance de 1.7% a tasa anual. 

¿Recesión?

Basilio Morales comentó que no es posible descartar completamente una recesión debido a que el crecimiento obtenido todavía no liga una tendencia y no es suficiente para garantizar variaciones positivas en lo que resta del año. "Hay esperar a ver qué pasa los próximos trimestres, no podríamos hacer una afirmación apresurada sin tener la certeza de que este comportamiento se mantenga, y por lo que ha pasado los últimos trimestres está condición puede variar", dijo la especialista de la UNAM.

"Creo que acorde con lo que se ha dicho respecto a proyecciones de crecimiento por organismos especializados, la tendencia mostrada desde el inicio del sexenio puede incidir en que las condiciones no mejoren a lo largo del año, pese a ligeros repuntes, incluso puede haber una desaceleración mayor de la economía si no se cuida el crecimiento interno sostenido en el largo plazo", dijo. 

La investigadora de la UNAM comentó que para mantener las variaciones positivas es necesario enfocarse en la situación macroeconómica, específicamente el empleo, y la distribución del ingreso, y que deberá ir acompañada del desarrollo en el largo plazo. Considero que el implementar programas sociales no resuelve este problema de fondo, de no sentarse las bases de crecimiento sostenido solo son un paliativo". Basilio Morales agregó que la perspectiva continúa siendo de estancamiento y desaceleración económica que podría modificarse positivamente si se trazan los objetivos de crecimiento, desarrollo del mercado interno y generación de empleos de largo plazo.

Héctor Magaña Rodríguez, coordinador del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey comentó que con el resultado publicado hoy la recesión técnica queda descartada sólo el corto plazo ya que "para que esto ocurra la economía debe mostrar cifras negativas en al menos dos trimestres consecutivos". Puntualizó que estos son resultados preliminares que pueden sufrir modificaciones una vez que se publiquen las cifras oficiales.

El especialista del Tecnológico de Monterrey agregó que el ritmo de crecimiento económico será similar en lo que resta del año ya que se espera un menor incremento en la economía de Estados Unidos que podría afectar la evolución de las manufacturas de nuestro país. "Adicionalmente, en tanto no se recupere la confianza para invertir, el otro pilar de la actividad secundaria, la construcción mostrará una evolución de moderada a negativa. Ante este escenario, la economía de nuestro país dependerá en gran medida de la evolución de las actividades terciarias, particularmente del comercio y de los servicios de transporte. De esta forma se ve complicado que con solo un motor de crecimiento se alcance un ritmo de crecimiento elevado durante lo que resta del presente año". 

Por otro lado, en conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador comentó que contrario a los pronósticos la economía sigue creciendo y va muy bien. “Se suponía que no iba a haber crecimiento, se iba a caer, que con dos trimestres seguidos de decrecimiento entrabamos en recesión, pues resultó que no, de acuerdo con los datos del Inegi", dijo.