Italia registró una caída de su Producto Interior Bruto (PIB) del 8.9% en 2020 debido a la crisis económica provocada por la pandemia de Covid-19, según una primera estimación publicada el martes por el Instituto nacional de estadística (Istat).

El retroceso es menos pronunciado que el previsto por el Banco de Italia y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que preveían un desplome del 9.2 por ciento.

El gobierno italiano, por su parte, temía una reducción del 9 por ciento.

La península registra, sin embargo, una de las peores caídas del PIB de la zona euro, detrás de España, cuya economía se desplomó un 11% en 2020.

Para reactivar su maltrecha economía, el gobierno italiano cuenta con un plan de más de 200,000 millones de euros (240,000 millones de dólares) financiado por la Unión Europea, pero la actual crisis política arroja dudas sobre la capacidad del país para implementarlo.

En el cuarto trimestre, el PIB de Italia cayó de un 2% en comparación con el anterior, según Istat, debido a las nuevas medidas adoptadas para contener la pandemia.

En el tercer trimestre, el PIB de Italia repuntó un 16%, tras la relajación de las medidas restrictivas adoptadas por la pandemia, que se ha cobrado la vida de casi 89,000 personas.

La caída del PIB en 2020 se debe principalmente al colapso del turismo, un sector muy afectado por la pandemia.

"El sector del turismo y todo lo relacionado con él, representa el 14% del PIB", explicó Giuliano Noci, profesor del Politécnico de Milán.

Italia decidió un severo confinamiento en marzo y abril que paralizó gran parte de su tejido económico.

Las empresas reanudaron gradualmente sus actividades a finales de abril, pero la situación sanitaria se deterioró nuevamente en octubre, lo que llevó a las autoridades a adoptar nuevas medidas restrictivas.

Se espera que la tercera economía de la zona euro crezca de un 3.5% este 2021, según estimaciones del Banco de Italia.

El gobierno se mostró más optimista, contando con un aumento del 6% en su última previsión publicada en octubre.

Para la Comisión Europea, se espera que el PIB italiano crezca un 4.1% en 2021, mientras que el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé un aumento del 3 por ciento.

Italia relajó el lunes las restricciones anticovid vigentes en la mayoría de sus regiones y permitió la apertura de nuevo al público de museos, bares, cafeterías y restaurantes.