El Banco de Francia (BdF) revisó el viernes a la baja su previsión de crecimiento de la economía francesa en el segundo trimestre y espera ahora un retroceso del Producto Interior Bruto (PIB) del 0.1%, en vez de un estancamiento (+0%).

Se trataría, si esta previsión se confirma, del primer trimestre de contracción de la economía desde que Francia salió de la recesión en la primavera de 2009.

Sería asimismo un primer paso hacia una nueva recesión, cuya definición técnica es de dos trimestres consecutivos de retroceso del PIB. En el primer trimestre de este año, la economía francesa registró un crecimiento nulo.

En sus últimas previsiones, el Instituto Nacional de Estadísticas francés (Insee) preveía un leve aumento de 0.2% en el segundo trimestre, pero dichas previsiones remontan al mes de marzo y desde entonces varios indicadores dieron cuenta de una nueva degradadación de la coyuntura.

El gobierno espera un crecimiento de al menos 0.5% para todo 2012 para poder respetar sus compromisos de reducción de los déficits, y apuesta por un aumento de 1.7% el año próximo, una previsión considerada optimista por numerosos economistas.

A nivel europeo, el Banco Central Europeo (BCE) había revisado el miércoles a la baja su previsión de crecimiento para la zona euro en 2013, a 1 por ciento.

El BCE indicó espear un crecimiento del 1% del Producto Interior Bruto (PIB), una cifra inferior al 1.1% que auguraba en marzo, y para 2012 mantuvo su previsión de crecimiento de -0.1%, igual que en marzo.

RDS