En el 2020, la economía de Estados Unidos sufrió una contracción en el año de 3.5%, como consecuencia de las restricciones implementadas para contener la propagación de los contagios del Covid-19.

Este dato representa la mayor caída del Producto Interno Bruto (PIB) desde 1946 y la primera contracción desde el 2009, cuando la actividad retrocedió 2.5% por la crisis financiera, según informó la Oficina de Análisis Económico del gobierno estadounidense.

El dato publicado el jueves es la segunda estimación publicada por la Oficina, que ha mantenido sin cambios el descenso de la economía con respecto a la primera estimación, publicada a finales de enero.

En el segundo de sus tres cálculos del PIB la agencia reportó que en el último trimestre se registró un incremento anual de 4.1%, una décima más que la cifra preliminar, publicada en enero.

La mayor economía del mundo experimentó altibajos en el 2020 debido a la pandemia de la Covid-19. El PIB de ese país se redujo a una tasa anualizada de 5% en el primer trimestre, cayó 31.4% en el segundo y resurgió a un 33.4% entre julio y septiembre.

Solicitudes de desempleo, a la baja

Las solicitudes iniciales de prestaciones estatales de subsidios por desempleo en Estados Unidos sumaron 730,000 durante la semana que terminó el 20 de febrero, frente a las 841,000 de la semana anterior, informó el Departamento de Trabajo estadounidense.

Aunque las cifras reflejan una mejoría del mercado ligada a la campaña de vacunación contra el Covid-19, se deben principalmente a la ola de frío que paralizó a parte del país la semana pasada.

El número de personas que reciben ayuda por desempleo o por pérdida de ingresos volvió a subir en la semana de referencia.

Estados Unidos tiene actualmente 19 millones de receptores de beneficios por desempleo, 701,000 más que la semana anterior.