Con la proclamación de Pedro Castillo como presidente electo del Perú, el país aún continúa enfrentando una gran incertidumbre, debido a la falta de claridad en torno a la agenda de políticas del candidato de Perú Libre, sostuvo la agencia de calificación de riesgo Moody’s. Jaime Reusche, Vice President - Senior Credit Officer de Moody’s Investors Service, señaló que un factor esencial en el entorno político es la propuesta para que Perú cuente con una nueva Constitución durante el gobierno de Pedro Castillo.

“Con la proclamación de Pedro Castillo como presidente electo del Perú, el país sigue afrontando una gran incertidumbre dada la falta de claridad en torno a su agenda de políticas. Un pilar clave de la plataforma política del nuevo Gobierno parece involucrar reescribir la actual Constitución. Tal cambio aumentará la incertidumbre probablemente desalentando la inversión y frenando la actividad económica”, dijo Reusche.

Añadió que si frena la recuperación de la economía y la inversión, ello puede “debilitar el perfil crediticio de Perú”. El último lunes, Pedro Castillo fue proclamado presidente electo de Perú, un mes y medio después de los comicios que ganó a Keiko Fujimori, quien retrasó su nombramiento con más de un millar de impugnaciones.

Después de declarar infundados los últimos recursos legales presentados por Fujimori, el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) refrendó los resultados de la votación del 6 de junio, donde Castillo obtuvo el 50.12% de los votos válidos, un estrecho triunfo por apenas 44,263 votos de ventaja sobre Fujimori.

Castillo llamó “a la más amplia unidad del pueblo peruano” para que su gestión que ejercerá desde este 28 de julio permita que el país sea “más justo, más soberano, más digno y más humano”.