Este martes, los ministros de Finanzas de la Unión Europea trataban de ampliar los esfuerzos para contener la crisis fiscal de la región en un momento en que los mercados financieros mantienen bajo intensa presión a los gobiernos de la zona euro para que cumplan con sus compromisos de reducción de deuda.

Los ministros de Finanzas de los 16 países de la zona euro se reunieron para finalizar aspectos operacionales del plan de rescate, que daría acceso a 750,000 millones de dólares para rescatar a algún país con problemas en el cumplimiento de sus obligaciones.

Hay incertidumbre en el mercado debido al titubeo sobre la política fiscal. La respuesta debe ser una política fiscal responsable , dijo el ministro de Finanzas sueco, Anders Borg.

Los países que han aportado la mayor cuota de incertidumbre deben ser los más ambiciosos en lo que respecta a resolver estos problemas y probablemente éste sea el caso de España y Portugal , agregó.

Madrid y Lisboa, que luchan para disipar los temores de los mercados con respecto a que puedan sufrir problemas para amortizar sus deudas como sucedió en Grecia, anunciaron medidas de austeridad adicionales a mediados de mayo a cambio de la protección de un amplio plan europeo.

Ajustes en Hungría

El jefe del gobierno húngaro, Viktor Orban, presentó una serie de medidas para limitar el déficit público con nuevos gravámenes para las instituciones financieras y la reducción de los impuestos para la pequeñas y medianas empresas de 19 a 10 por ciento.

La imposición de los bancos, prevista para un periodo de tres años, podría recaudar hasta 200,000 millones de florines (709 millones de euros o 850 millones de dólares) para recaudar mayores recursos y sanear las finanzas del país.

Eurostat supervisora

Los ministros de Finanzas de la UE acordaron dar mayores poderes a la agencia de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat, al permitir que verifique las cifras presupuestarias de los países del bloque.

La agencia tendrá acceso a las cuentas del gobierno a nivel local o central, así como a los datos de seguridad social, respetando las leyes de protección y confidencialidad estadística.

La Comisión Europea se mostró preocupada por las estadísticas fiscales proporcionadas por Bulgaria y estudia enviar próximamente una misión de investigación, indicó el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn.

Dicha misión sería la primera en el marco de estas nuevas atribuciones otorgadas a Eurostat.