México y Argentina son los países de América Latina a quienes les tomará más tiempo recuperar la dinámica económica previa a la pandemia, consignaron analistas de Standard & Poor´s.

En un reporte estimaron que mientras la mayoría de los países de la región conseguirá retomar los niveles precovid en el 2022, México lo hará hasta fines del 2023 y “le tomará mucho más tiempo a Argentina”.

Pese a la expectativa, que supone una recuperación más rápida para los países en América Latina, advirtieron que “la fragilidad de la recuperación, combinada con el limitado espacio fiscal para impulsar un nuevo estímulo, dejará a los países de la región en una posición sumamente vulnerable a nuevos choques”.

En el análisis, los expertos ajustaron su pronóstico para el desplome del PIB mexicano a -9.3%, con lo que dejan atrás el escenario planteado por ellos mismos en septiembre, cuando previeron que la economía se hundiría 10.4 por ciento. Para el año entrante, estiman que el rebote estadístico para será de 3.9%, desde 3.7% que previeron en septiembre.

Con este ajuste, S&P se une al Banco de México y a la OCDE, que en su previsión más actual sobre la actividad económica, descartan por completo la posibilidad de una caída de doble dígito.

En el documento, precisaron que toda la región de América Latina registrará una caída de 7.7% y el año próximo observará un rebote de 4.1 por ciento.

Explicaron que como la aplicación de los estímulos fiscales varió en todos los países de la región, su impacto fue determinante en la capacidad de retorno de las economías.

También explicaron que ante el bajo estímulo fiscal aplicado por el gobierno mexicano, de menos de 1% del PIB, la recuperación ha sido desigual  en los sectores y empresas abiertas.

Y como México, igual que los demás países de la región, se caracterizan por tener una amplia proporción de empleados laborando en el sector informal, ahí es donde se ha dado la recuperación de las plazas.

ymorales@eleconomista.com.mx