El Banco Mundial (BM) aprobó un préstamo por 1,000 millones de dólares a México para apuntalar las políticas de financiamiento para el desarrollo en el marco de la pandemia de Covid-19.

El préstamo fue solicitado el 19 de mayo del 2020 ante el Directorio Ejecutivo del organismo internacional y aprobado el 31 de mayo pasado con una comisión inicial de 0.25% del monto total del préstamo.

El acuerdo del préstamo, al que tiene acceso El Economista muestra que el representante de México para la firma del crédito, fue el titular de la Unidad de Crédito Público de la Secretaría de Hacienda, José de Luna Martínez.

Tal como lo explica en la Propuesta de Financiamiento de Políticas de Desarrollo (DPF), que es el documento que acompaña al acuerdo, y consta en el reporte No: PGD158, el objetivo es “respaldar parte de la respuesta de las autoridades a la crisis económica y social desencadenada por la pandemia global Covid-19. Más allá de las consecuencias para la salud y la vida humana”.

Ambos documentos tienen un sello que aclara “para uso oficial solamente”. Ahí evidencian que “es igualmente importante contar con liquidez en el sistema financiero y canales y plataformas financieras digitales eficientes para transferir soporte mientras se eliminan los cuellos de botella que obstaculizan el acceso fluido y la intermediación de recursos”.

En el Artículo III del acuerdo firmado por el funcionario de Hacienda referente al programa, precisan en el párrafo “A”, que “ocasionalmente se pueden intercambiar puntos de vista sobre el marco de política macroeconómica del prestatario (México) y el progreso logrado en la ejecución del Programa”.

Previo al encuentro, el titular de la Unidad de Crédito Público debe suministrar al Banco Mundial información detallada sobre el progreso del programa.

En el detalle del préstamo, localizado en el Artículo II, precisan que las fechas de pago son el 15 de marzo y el 15 de septiembre de cada año. 

Se trata del primer financiamiento con un organismo internacional, solicitado por la administración de Andrés Manuel López Obrador en el marco de la respuesta de las autoridades al efecto financiero del Covid-19.

Que no engrosa deuda, dice Hacienda 

Tras conocerse los detalles del préstamo, la Secretaría de Hacienda emitió un comunicado donde explicó que el crédito que aprobó Banco Mundial es “relacionado con acciones de política pública que forman parte del financiamiento general y no van ligados a ninguna actividad en específico”.

“El crédito que el Banco Mundial aprobó (…) no financiará el programa de respuesta del Covid-19. Este crédito no es adicional al techo de endeudamiento aprobado por el Congreso y se ubica dentro de los límites de endeudamiento externo autorizados para el gobierno federal en la Ley de Ingresos de la Federación 2020”, enfatizan.

El subsecretario de Hacienda Gabriel Yorio detalló en un hilo de su cuenta oficial de Twitter, que es una sucesión de ideas relacionadas de un mismo tema, que “este crédito no es adicional a la deuda autorizada por el Congreso y no va financiar el programa de respuesta al Covid-19”.

Apoyo recurrente en crisis

Esta no es la primera vez que un choque mundial motiva una solicitud de México de apoyo financiero al Banco Mundial. En sólo un año, de 2007 a 2008, México incrementó el fondeo del organismo de 1,000 millones de dólares anuales a 2,500 millones.

Para el año siguiente, en la Gran Recesión del 2009, los créditos otorgados a México se elevaron hasta llegar a 4,000 millones de dólares según el ejercicio fiscal del organismo.

Previo al estallamiento de la crisis mundial, el promedio de préstamos anuales del Banco para México ascendió a 1,000 millones de dólares y México era identificado como un país cuya sofisticación financiera y acceso a mercados le permitía ir saliendo del perfil medio de clientes del organismo que son países que requieren financiamiento para el desarrollo.

Actualmente, México tiene compromisos en ejercicio con el Banco Mundial, por 1,230 millones de dólares.

ymorales@eleconomista.com.mx

ACTUALIZACIÓN 07/06/2020 17:47 HORAS: Esta versión agrega las declaraciones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y del subsecretario Gabriel Yorio.