Tras el recorte de tasas que hizo el Banco Central de Brasil (Copom por su sigla en portugués), donde llevó su rédito a un nivel no visto de 3%, queda el rendimiento que ofrece México (6%) como el más alto de sus pares en América Latina, es decir Chile, Perú, Colombia y el mismo Brasil.

Con el citado cambio en la tasa de Brasil, queda México con la tasa más alta del comparativo, seguida por Colombia que está en 3.25%; la del Copom que hoy está en 3%; así como la de Chile que está en 0.5% y la de Perú, que paga 0.25% a los inversionistas.

Este alto diferencial que paga México evidencia una desincronización con la situación económica que prevalece y está fuera del contexto que traen los mercados emergentes que incluso están llevando sus tasas reales a terrenos negativos, explicó el director de Investigación Económica en el think lab veracruzano SAVER, Luis Pérez Lezama.

Información de Goldman Sachs, consigna que la política monetaria que se mantiene en México aún restrictiva en un contexto donde la inflación está en 2.15 por ciento.

Anticipa que el diferencial de tasas que guarda el país con el que pagan en la región, más el nivel de la inflación, son elementos que  guiarán la decisión de la Junta de Gobierno de Banco de México (Banxico), que tendrá su tercer anuncio monetario programado el 14 de mayo próximo.

Los expertos de GS consignan que en un contexto de recesión económica tan profundo como el que se está presentando en México, se puede inferir que la baja demanda compensará el efecto en precios de un tipo de cambio depreciado. Por tanto se aliviana la presión para mantener una tasa alta.

El único acelerador

El especialista en temas monetarios de refiere que hay de seis a siete meses de rezago entre los movimientos de la tasa de interés en México y su impacto en la actividad económica. De manera que llevar la tasa más abajo, facilitaría la recuperación económica y se sincronizaría con el momento anticipado para que inicie la fase de reactivación.

Pérez Lezama resalta que como la crisis actual no es provocada por las cuentas externas, ni financiera, ni hay inmerso un problema de inflación lo que se requiere es liquidezse está convirtiendo es una de liquidez. De ahí la relevancia de bajar el rédito.

Advierte que para este tipo de crisis, la política monetaria, como bien ha reconocido el Banco de México, no es el instrumento más eficaz, ni soluciona en el corto plazo la situación. Pero al final, es la única medida que se tiene al alcance para tratar de contrarrestar este choque. Porque está visto que la política fiscal, está ausente.

[email protected]

kg