En línea con el rápido crecimiento en el uso de criptomonedas que se ha dado en América Latina, México se ha posicionado como el sexto país a nivel mundial con mayor adopción de estos instrumentos que surgieron hace 11 años con el nacimiento del Bitcoin.

Según la Encuesta Global de Consumidores de la firma alemana Statista, la cual se enfoca a recabar datos respecto a indicadores económicos y financieros, en México 12% de su población ha reconocido haber usado, o poseer, criptomonedas.

“La región mundial donde se ubicó la mayoría de los usuarios de criptomonedas fue América Latina. Brasil, Colombia, Argentina, México y Chile obtuvieron puntajes de dos dígitos en lo que respecta a la adopción de las criptomonedas”, se lee en la explicación del estudio.

De acuerdo con el análisis de Statista, Turquía encabeza la lista, con una adopción de 20% de su población, seguido de Brasil (18%), Colombia (18%), Argentina (16%), Sudáfrica (16%) y México, con 12 por ciento.

La encuesta arrojó que, países con economías más desarrolladas, se encontraban al final del listado, por ejemplo, el caso de Japón, donde sólo 3%de su población reconoció haber utilizado, o poseer criptomonedas, Alemania, con 4% o Estados Unidos, con 4 por ciento.

Ganan mercado

Hace algunos días, la plataforma de intercambio de activos virtuales Bitso, informó que ha alcanzado la cifra de 1 millón de usuarios registrados, luego de seis años en operación.

“En Bitso siempre hemos visto el gran potencial de las criptomonedas para mejorar la vida de las personas, es por eso que uno de nuestros objetivos es, además de continuar creciendo en México y Argentina, seguir nuestra expansión en América Latina”, declaró Daniel Vogel, director general de esta plataforma.

De acuerdo con Vogel, las criptomonedas pueden ganar terreno en mercados tradicionales, tales como el de las remesas, las cuales pueden dinamizarse con el uso de la tecnología, lo que a su vez reduce costos.

“Nuestro crecimiento se debe a que creemos firmemente en el potencial de las criptomonedas para mejorar la vida de familias latinoamericanas, aplicando la tecnología e infraestructura de Bitso en casos de usos reales, como lo son el envío de remesas, o las transferencias de persona a persona entre países, que ya es una realidad entre usuarios de Bitso en México y Argentina”, afirmó Vogel.

Momento regulatorio

El entusiasmo por los activos virtuales que se vive entre algunas personas se da en un momento donde la regulación todavía no es clara al respecto, a pesar de la intención de la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, o Ley Fintech, de cubrir estas herramientas.

Al publicarse la Ley Fintech, en marzo del 2018, se obligó al Banco de México a emitir las disposiciones secundarias para saber qué tipo de activos virtuales reconocería y cómo sería su operación legal al respecto; sin embargo, el banco central sólo indicó que avalaría operaciones para uso interno de las instituciones financieras reguladas.

Este movimiento, dejó el tema de la supervisión de aquellas organizaciones de activos virtuales no reconocidas por alguna ley financiera al Servicio de Administración Tributaria (SAT), pero sólo para efectos de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo; en la actualidad, esta autoridad supervisa a 15 plataformas.

[email protected]