Es necesario que México reflexione si realiza cambios profundos a la reforma fiscal, así como lo planea hacer el gobierrno de Estados Unidos al aplicar recortes impositivos a las empresas y a las personas, comentó el presidente del Consejo Internacional de Empresarios (Coine), Martín Rodríguez Sánchez.

Dijo que ello es necesario, pues ni la economía de la sociedad ni la empresarial están para pagar impuestos mayores a sus ingresos.

Cabe recordar que una de las recientes y más sonadas medidas propuestas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es reducir el techo del cobro del Impuesto sobre la Renta Corporativo de 35 a 15 por ciento. Situación que, a decir del sector empresarial y especialistas fiscales, haría que México se volviera menos competitivo.

Ante el panorama anterior, Rodríguez Sánchez propuso que se comience a analizar replicar dicha medida; es decir, que se reduzca la tasa impositiva para las corporaciones, pequeñas empresas y asociaciones de todos los tamaños de 35 a 15 por ciento.

Bajar la tasa del ISR es un ejemplo que debería considerar la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a fin de apoyar más a las pymes y a los emprendedores , comentó el también presidente de la consultoría internacional Join Business Global Group.

Vislumbró que, de aplicarse una reducción en el ISR por medio de una reforma fiscal mexicana, el plan no tendría efectos negativos en México, por el contrario, impulsaría la creación de nuevos empleos y por lo tanto provocaría una mayor recaudación fiscal.

Sin embargo, habría que avalarse dado que el gobierno tendría por obligado reducir más el gasto público , advirtió.

Por último, añadió que también se debe considerar la eliminación de muchas deducciones fiscales, como el Impuesto Federal sobre la Renta, permitida para los impuestos estatales y locales, una disposición que afectaría a los altos ingresos en estados con altos gravámenes.

valores@eleconomista.mx