Las economías emergentes que se encuentran en mayor riesgo de un deterioro ligado a un alza de tasas de interés de Estados Unidos son Turquía, Brasil y Chile, en un primer impacto.

Ni siquiera en una segunda ola de afectación que incluya aversión al riesgo emergente o fortalecimiento del dólar se encuentra México, consigna un análisis de Oxford Economics.

En un trabajo conducido por Adam Slater, admiten que podría presentarse “un efecto modesto” en mercados como el mexicano, el de Indonesia o el egipcio, pero sería “manejable en niveles cercanos a los observados el año pasado”.

En el análisis, esgrimieron que “el impacto del alza depende de los niveles de deuda en dólares de corto y largo plazo; del tamaño del déficit de cuenta corriente, y de los niveles de endeudamiento de los bancos, también en dólares, lo que puede complicar el panorama para los mercados emergentes”.

Luego, detallaron que un incremento de las tasas de referencia, como es la de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), suele ser también determinante en la fijación del rendimiento del Bono del Tesoro de Estados Unidos, y cuando este instrumento refleja un alza es cuando México sí aparece afectado.

En este caso, donde el alza de tasas de referencia impulse un aumento de 100 puntos base en los bonos a 10 años del Tesoro de Estados Unidos, se podría asociar un incremento de 40 puntos base en los rendimientos exigidos a los mercados emergentes en general.

De acuerdo con ellos, en este caso sí habría impacto en mercados de México, Indonesia y Turquía, que tendrían que responder con alzas superiores a 100 puntos base.

Salidas de capital y sus casos

Otro canal de contagio del alza de tasas de Estados Unidos hacia mercados emergentes, dice el estratega, tiene que ver con las salidas de capital de mercados emergentes.

Este escenario se presenta cuando viene acompañado de un fortalecimiento del dólar que genera mayor presión sobre los rendimientos de los bonos locales.

“Este caso sería especialmente emblemático en los países con un significativo déficit de la cuenta corriente, como sucede con Turquía, Sudáfrica, Colombia y recientemente y dramáticamente ilustrado en Argentina”.

Bajo este escenario, el analista advierte que el mercado doméstico podría inducir un aumento de las tasas de corto y largo plazos en los emergentes, especialmente en los que tienen altos déficits de cuenta corriente, lo que realmente desalienta a los capitales foráneos.

Al cruzar todos estos escenarios, Oxford Economics encuentra más vulnerables a Turquía, Brasil y Chile.

De cualquier forma, el estratega de la firma advierte que “para algunos mercados emergentes los altos niveles de deuda podrían complicar el escenario”, de manera que la conclusión para el conjunto de emergentes es de un escenario mixto.

ymorales@eleconomista.com.mx