El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) redujo su expectativa de crecimiento de la economía mexicana para el cierre de este año de 2.30 a 2.20% y espera que a lo largo de este primer semestre las inversiones se mantengan débiles, por la incertidumbre que generan el proceso electoral y la renegociación del Tratado Libre de Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Nuestra expectativa se debe a que el Inegi revisó su estimación preliminar de crecimiento del PIB del 2017 de 2.1 a 2%, este ajuste aritmético cambia todas las perspectivas ”, dijo Fernando López Macari, presidente nacional del IMEF, en conferencia de prensa.

Mencionó que si bien en diciembre del 2017 la inversión mostró un repunte, ello se debió principalmente al proceso de reconstrucción que se llevó a cabo por las afectaciones derivadas de los sismos de septiembre. “Creemos que la inversión se mantendrá débil debido al TLCAN, así como por los comicios de este año”, destacó.

Comentó que México mantuvo un crecimiento menor a 2.5% debido a que no se ha apostado a impulsar la inversión en tecnologías de vanguardia.

“Se deben generar condiciones de alta competitividad que permitan a México competir con cualquier país del mundo. Las inversiones deben encontrar ambientes propicios para la generación de empleos y donde la gente esté capacitada”.

Coincidió con la reciente propuesta de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) de que en México se requiere una segunda ola de reformas que ayuden a la estabilidad y crecimiento del país.

Destacó que para el IMEF, la reforma más importante que se debe realizar es la fiscal, sobre todo por el impacto a la competitividad que pueda representar los cambios tributarios que se hicieron en Estados Unidos.

“La reforma fiscal es la más urgente. Si bien se requiere de un análisis profundo, hay cuestiones que son prioritarias y que no requieren cambios de ley. Hablamos justamente de la deducción anticipada de las inversiones, de un ISR menor para las empresas que reinviertan sus utilidades y deducciones totales a las prestaciones laborales”.

Añadió que si bien no están observando fuga de capitales con la reforma fiscal de EU, es importante que se consideren estos cambios para mantener a México en un nivel competitivo.

INFLACIÓN SEGUIRÁ A LA BAJA

López Macari abundó que al cierre del 2018 la inflación cerrará en un promedio de 4.1%; mientras que para el 2019 la ubican en 3.75%; a su parecer, a lo largo de este año, la inflación se mantendrá en una tendencia descendente logrando el objetivo del Banco de México (Banxico) hasta el 2019.

“Va quedando claro que la mayoría de los choques que afectaron a la inflación en el 2017 fueron de carácter no recurrente, como la liberación de los precios de la gasolina, por lo que se refuerza la idea que se continuará con una tendencia descendente hacia niveles de alrededor de 4 por ciento”, explicó.

El presidente del IMEF agregó que el Banxico, al parecer, mantendrá un tono más moderado en torno a la política restrictiva. “La mediana del pronóstico de la tasa de referencia para fin de año se ubicaría en 7.5% como se encuentra actualmente y para el 2019 es posible que se reduzca y se ubique en 7 por ciento”.

Con respecto a las elecciones presidenciales, López Macari dijo que estarán analizando las propuestas de los tres candidatos y que en los próximos días entregarán una agenda de acciones que se deben implementar en el siguiente sexenio para mantener la estabilidad macroeconómica del país.

[email protected]