México alcanzó el mejor nivel de competitividad en una década al ubicarse en el sitio 51 de 138 países, de acuerdo con el Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés).

En un año avanzó seis lugares que le permitieron colocarse como el tercer país latinoamericano más competitivo, apenas debajo de Chile, que ocupa el puesto 33 mundial y el primero de la región, y Panamá, rankeado en el sitio 42 global y el segundo regional.

Entre los valores calificados por el WEF para determinar el nivel de competitividad de un país, los que explican este avance de la posición de México son tres, ubicados en dos de los 12 pilares o valores que fundamentan la competitividad. Se trata de los pilares de Capacidades tecnológicas, pilar número nueve, y el de eficiencia de mercado de bienes, pilar número seis.

Cada uno de los pilares integra una serie de valores. Para el de eficiencia de mercado de bienes, donde México se ubica en el sitio 70 de los 138 países, el impacto del cambio de reglas para permitir la Inversión Extranjera Directa y las facilidades para asociarse con empresas no residentes fueron los que favorecieron este avance.

En consecuencia, también favorecieron la transferencia de tecnología de empresas extranjeras que operan en el país, valor que se encuentra en el pilar nueve, sobre capacidades tecnológicas, también captadas en el avance mexicano.

Corrupción y desconfianza de gobierno, lastres

En contraposición, el pilar donde más rezago muestra es el de las instituciones, el primero, donde México ocupa el puesto 116 de los 138 países comparados.

Este pilar incluye 20 valores que van desde derechos de propiedad, protección de propiedad intelectual, confianza en los políticos hasta independencia judicial, ineficiencia del gasto público, costos del terrorismo, crimen organizado, costo de crimen y violencia, entre otros. Donde peor calificó México fue en crimen organizado, al ubicarse en el lugar 135 de los 138; en el costo para los negocios del crimen y la violencia se ubicó en el sitio 130, es decir entre los que más pagan por seguridad contra estos flagelos; en lo que tiene que ver con la confianza en los políticos del sector público, se ubicó en el puesto 125 y en el favoritismo de decisiones de gobierno ocupó el sitio 124.

Dinámico para avanzar

Aunque el avance en la escala de competitividad mundial fue importante, no resultó la mayor de los países comparados.

Al interior de su índice mundial de competitividad, el WEF evidencia que India pudo escalar en el mismo lapso 16 posiciones, para ubicarse en el sitio 39 del ranking, mientras Albania avanzó 13 puestos para colocarse en el lugar 80 y Jamaica subió 11 peldaños que le permitieron llegar al escalón 75.

No obstante, México es identificado en el cuadro de los 10 más dinámicos para escalar en competitividad.

Esto significa que los factores que determinan su productividad están en el mejor momento de los últimos 10 años, explica en conversación con El Economista uno de los autores del índice de competitividad del WEF, Daniel Gómez.

No obstante, matiza que será en el largo plazo cuando este avance pueda traducirse en una expansión del crecimiento económico.

De acuerdo con el índice, divulgado desde Génova, Suiza, los factores más problemáticos para hacer negocios en México son la corrupción, el crimen y robo; la ineficiencia de la burocracia gubernamental y las tasas impositivas.

[email protected]