Dentro de las economías líderes y emergentes (EAGLEs), México mantendrá su posición líder en la contribución al avance mundial durante los próximos 10 años, consideró BBVA Bancomer, que ajustó al alza el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del país para 2012.

El economista jefe de Análisis Macroeconómico México del Banco BBVA Research, Julián Cubero, señaló que ante la posibilidad de riesgos en las economías de la zona euro, el crecimiento ya no estará determinado por las naciones desarrolladas, sino en los países emergentes que en 2012 alcanzarán la trascendencia de las desarrolladas.

Las economías emergentes ya son más importantes que las desarrolladas. Pesan más en cantidad, en dólares constantes, por lo que en las emergentes hay más actividad que en las desarrolladas y entre éstos primeros está México, subrayó.

De acuerdo con el estudio Situación México al segundo trimestre de 2012, México aportará a este crecimiento mundial 514,000 millones de dólares en los próximos 10 años, al igual que China, India, Brasil, Indonesia, Corea, Rusia, Turquía y Taiwán.

Al presentar un análisis sobre la economía, el especialista dio a conocer que BBVA Bancomer revisó de 3.3 a 3.7% el crecimiento de México para 2012, con una inflación que no superará el 4.0 % y tasas en niveles históricamente bajos y estables.

Indicó que México, por tamaño y perspectivas de crecimiento, entra holgadamente en el grupo de los Emerging and Growth Leading-Economies (EAGLEs), son los mercados que contribuirán al aumento del PIB mundial en la siguiente década, por encima del promedio de Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón y Reino Unido, los más desarrollados, además de Estados Unidos.

Dadas las perspectivas de BBVA Research, México no está en riesgo de perder su lugar dentro de este grupo; en todo caso, consolidaría y avanzaría en su posición si se logran las reformas orientadas a que el cuello de botella que supone una baja productividad vaya desapareciendo , expresó.

A pesar del contexto mundial, reiteró el analista, México mantendrá su crecimiento por arriba de 3.5% registrado por tercer año consecutivo, apoyándose en una inflación anclada en niveles bajos, mejoras de competitividad y favorables condiciones de financiamiento.

En este entorno, Julián Cubero dijo que tras crecer 3.9% en 2011, la economía mexicana se situaría en 3.7% para el año en curso, que significaría una tasa ligeramente superior a lo previsto el trimestre anterior.

La información recibida en los primeros meses del año, en particular en lo que se refiere al mercado laboral y a la inflación, con sostenidos aumentos del empleo formal y un menor crecimiento de los precios a lo esperado, supone un soporte para el ingreso disponible de los hogares , planteó.

Lo anterior, abundó, sumado a una oferta de crédito capaz de atender los requerimientos de la demanda solvente, en unas condiciones de financiamiento favorables, especialmente desde el sistema bancario que supone un entorno positivo para el crecimiento del gasto de hogares y empresas.

Finalmente, el economista de BBVA señaló que las exportaciones y la inversión empresarial siguen beneficiándose de la demanda procedente de Estados Unidos.

apr