Empresas multinacionales que son muy ganadoras, como Amazon, Google y Starbucks, fueron las que desataron el proyecto Beps que impulsa la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) porque sus ingresos no coincidían con los impuestos pagados.

Por lo general, ese tipo de empresas busca lugares de baja tributación -como Irlanda- para pagar sus impuestos, a pesar de que tienen operaciones e ingresos importantes en un país como Estados Unidos. Así lo explica el director de Tratados Internacionales de la Secretaría de Hacienda, Armando Lara Yaffar en entrevista.

El también Vicepresidente del Comité Fiscal de la OCDE precisa que las planeaciones fiscales agresivas que llevaron a cabo esas empresas sacudieron a Estados Unidos y detonaron que el mundo trabaje sobre ello.

Hay que recordar que el Beps, que significa erosión de la base gravable para la movilización de beneficios, se trató de aplicar en México como parte de la reforma fiscal.

Armando Lara menciona que este proyecto responde más a la problemática de los países desarrollados por su complejidad.

MULTINACIONALES

Refiere que muchas veces las multinacionales para eficientar y hacer el mayor lucro posible, hacen transacciones por las que mandan el dinero a países que tienen una menor carga tributaria. Como ejemplo, dice que si generaron una utilidad de 1,000, en vez de que los paguen en el país donde está su sede, la distribuyen en otros países donde la carga tributaria es mucho más baja, entonces les quedan más utilidades para repartir entre sus accionistas o para fondear sus operaciones.

La línea de si esto es legal o no en algunas ocasiones puede ser muy delgada. Eso es lo que el proyecto Beps persigue , dice Lara Yaffar.

Considera que a través del intercambio de información se puede determinar si es una situación regular, real o ficticia para pagar menos impuestos.

Reconoce que lo anterior puede ser complejo como sucede con las empresas de alta tecnología. Cuando la multinacional tiene 50 subsidiarias y una se dedica a desarrollar el software y la otra a desarrollar una adaptación de ese software o el hardware para la aplicación, y de repente en el área de investigación dicen: Lo que tú hiciste está mal , y empiezan a distribuir los gastos y cuánto se debe pagar a cada una de estas áreas por los servicios. Por eso a veces estamos en la línea de lo que pudiera ser una operación normal .