Impuestos a corporaciones, ¿pérdida de fuerza del Estado o ventaja comparativa? A nivel mundial y regional, la tasa de impuestos a las corporaciones registra una clara tendencia a la baja en los últimos ocho años, al pasar de un promedio de 27.95% en el 2005 a 24.49% en el 2012, de acuerdo con la consultoría KPMG en una muestra de 114 países.

A nivel regional, Asia lidera la baja al registrar una reducción de 6.67 puntos porcentuales, al pasar de un promedio de 29.79% en el 2005 a 23.12% en el 2012; en este caso, destacaron China y Taiwán que, en dicho lapso, bajaron 8.0 puntos porcentuales; igualmente, en este grupo se encuentran Singapur que bajó 3.0 puntos; Japón, con 2.68 puntos, y Hong Kong un punto porcentual.

En segundo lugar en baja, se ubicó en la región de América del Norte, donde los impuestos a las corporaciones pasaron de 38.05% en el 2005 a 33% en el 2012, una reducción promedio de 5.05 puntos porcentuales que se explica por la reducción de 10.10 puntos porcentuales en Canadá.

En el tercer sitio, se ubicó Europa con 3.51 puntos menos, donde la tasa promedio pasó de 24.01 a 20.50% en el mismo lapso. Al final, las regiones donde los movimientos de baja fueron más lentos en la aplicación de impuestos a las empresas fueron África, donde descendieron 1.87 puntos porcentuales, pasando de 30.89 a 29.02%, y al final se ubicó América Latina, donde la reducción fue de 1.39 puntos porcentuales, donde la tasa promedio pasó de 29.69 a 28.30 por ciento.

VAN POR IMPUESTOS INDIRECTOS

Actualmente, los gobiernos están aumentando su dependencia al Impuesto al Valor Agregado (IVA) y, en general, sobre los impuestos al consumo de bienes y servicios, ello tuvo sólidas razones económicas. De acuerdo con el análisis de KPMG, en comparación con los impuestos sobre la renta, el IVA resulta menos afectado por los altibajos del ciclo económico y, por consiguiente, es más estable, enfatiza que sus bases de ingresos son menos móviles y su captación en tiempo real proporciona una fuente de ingresos estable.

En muchos países, las razones de política para la reducción de impuestos corporativos se basa en ser más competitivos para la captación de inversión extranjera. El debate sobre el tema se polariza; por un lado, están los que promueven la capacidad de un país para competir vía impuestos y, en el otro extremo, aquellos que aseguran que las grandes empresas pagan impuestos sobre sus ganancias.

__

Haz clic en la imagen para ampliarla